Durante el ejercicio 2016 se vendieron un total de 11.521 camiones en el país. Un 15% corresponde a la participación de camiones livianos de menos de 50 toneladas; un leve aumento en comparación con 2015, donde ocupaban un 14,5% sobre el total de la flota vendida. Así lo demuestran las cifras otorgadas por la Asociación Nacional Automotriz de Chile (Anac) a MINERÍA CHILENA.

Gustavo Castellanos, secretario general del gremio, asegura que el desempeño del mercado de camiones es el reflejo de la actividad económica del país. “Estos son los que transportan todos los bienes desde los centros productivos a los puertos o los lugares de consumo. Por lo tanto, cuando la economía entra en períodos de bajo desempeño, este sector se ve afectado significativamente”, enfatiza.

No obstante, destaca que en los dos primeros meses de 2017 este mercado ha presentado una recuperación, logrando un crecimiento acumulado en las ventas de 7%. Afirma que de continuar esta tendencia, se obtendrían resultados superiores a las 12.100 unidades proyectadas para este año.

Buscando productividad

Los grandes fabricantes ofrecen al mercado camiones pensados para atender actividades propias de la minería, tanto para usos en transporte de carga por carretera, como destinados a labores de operación. Todos apuntan a desarrollar características que potencien la productividad del sector.

De acuerdo a Jorge Ríos, gerente de Ventas de SKC Maquinarias, en tiempos de crisis surgen oportunidades y soluciones novedosas aplicables en minería para optimizar costos. En el caso de los camiones articulados Volvo, que la compañía comercializa, sostiene que este fabricante está constantemente desarrollando nuevas tecnologías que buscan productividad y sostenibilidad.

En tanto, el compromiso de Atlas Copco se asienta en mejorar la productividad y en revertir prácticas de la mediana minería subterránea, donde –indica la empresa– se han utilizado camiones articulados diseñados para obras de superficie. Su propuesta se enfoca en aumentar las toneladas removidas, con camiones de mayor tonelaje.

Germán Castro, jefe de sucursal Copiapó, explica que estos vehículos entran al mercado a mejorar indicadores de productividad con el aumento de hasta un 38% entre un camión subterráneo y uno convencional articulado.

Los contratos de mantenimiento y sistemas de gestión de flotas que ofrecen los fabricantes también apuntan a disminuir los costos operacionales.

Desde Finning, en tanto, apuntan a que la marca diferenciadora de los camiones articulados CAT es la eficiencia del combustible, ya que los articulados logran mover mayor cantidad de material con un menor consumo. “Caterpillar es el primer fabricante en ofrecer un modelo de 45 toneladas que consigue el mejor equilibrio”, aseveran en la firma.

La productividad la atribuyen, además, al mejor control que ahora tiene el operador, gracias a un sistema completamente automático, freno de espera y protección en pendiente.

Para Kaufmann, el servicio de posventa es primordial. Roberto Riegel, gerente de Camiones, declara que la compañía prioriza otorgar un servicio de primer nivel a través de más de 30 sucursales, donde asegura es posible encontrar una atención rápida, personalizada y con técnicos expertos.

“Además, contamos con un completo stock de repuestos para garantizar la máxima durabilidad del vehículo y optimizar el rendimiento de la flota. Y si a esto sumamos alternativas como los contratos de mantenimiento o el sistema de gestión de flotas, donde ambos apuntan a disminuir los costos operacionales, reforzamos nuestro compromiso, buscando ser un aporte en términos de productividad”, detalla.

Manejo de la información

Aspectos de seguridad, versatilidad y bajo costo operativo son los que distingue SKC Maquinarias respecto de los camiones articulados Volvo, que comercializa para áreas de explotación de canteras, construcción de túneles, movimiento de tierra y manipulación de material.

Para estos camiones, SKC Maquinarias cuenta con un sistema de monitoreo y gestión a distancia que permite conocer, desde cualquier lugar, los niveles de consumo, desgaste y mantenimiento de las máquinas.

De forma paralela, el portafolio de Volvo contempla camiones especializados en el transporte de carga peligrosa, que cumplen con la norma europea ADR y que incorporan un sistema de blindaje de todo el cableado eléctrico, además de otros elementos especialmente enfocados en el transporte de productos corrosivos o inflamables.

En el caso de Atlas Copco, sus camiones tanto para usos en superficie como los pensados para faenas subterráneas, han incorporado un sistema que apunta a controlar y registrar todos los acontecimientos producidos durante la operación. Al mismo tiempo, advierten posibles riesgos al operador y actúan frente a una mala acción.

En Finning subrayan que sus modelos con tolva eyectora son capaces de dispensar una carga, de ofrecer tiempos de ciclo más rápidos y de reducir la necesidad de un equipo adicional para esparcir el material en el sitio de descarga. A su vez, ofrecen ventajas en sitios donde hay restricciones de altura.

Adicionalmente, el sistema de medición incorporado a los camiones proporciona datos de carga útil al operador, y con una pantalla externa para el del cargador. Estos datos también se envían a back-office a través de telematics.

Avanzada tecnología

Guillermo González, ingeniero de Ventas de Volvo Chile, enfatiza que esta marca dio un paso tecnológico, logrando motores altamente eficientes en consumo de combustible y con muy bajo índice de emisiones.

Dentro de los procesos de innovación que la marca ha desarrollado se encuentra el prototipo de camión articulado de diez toneladas.

“Este camión articulado es un elemento de un proyecto de investigación de sitio eléctrico que se prevé para reducir emisiones de carbono en hasta un 95% y un costo total de propiedad en un 25%. El proyecto pretende electrificar una etapa del transporte en una cantera, desde la excavación hasta la trituración primaria y el transporte a la trituración secundaria”, explica Jorge Ríos.

En el caso de Atlas Copco, el desarrollo tecnológico ha logrado ventajas técnicas mediante un sistema que permite el monitoreo a distancia, y que además mantiene un control de los KPI´s, que a juicio de Germán Castro, son los más comunes entre las mineras: porcentaje de disponibilidad, utilización, mantenciones preventivas, tonelaje por hora o consumo de combustible.