En enero pasado Susana Torres, gerente general de Endress+Hauser Chile, fue elegida presidenta de la Asociación de Proveedores Industriales de la Minería (Aprimin), cargo que por primera vez es ejercido por una mujer.

La sostenibilidad de la industria y de sus sectores relacionados han sido temas de especial preocupación a lo largo de su trayectoria laboral y gremial.

En entrevista con MINERÍA CHILENA la ejecutiva se refiere a los aspectos que destacan en la agenda de esta organización.

Dado el cambio de ciclo político, ¿cuál es la posición de Aprimin sobre los desafíos en minería para los próximos años?

Esperamos que el Gobierno sea activo en promover políticas públicas que favorezcan las inversiones en minería y el desarrollo de una actividad sostenible, fomentando la innovación, la asociatividad, el aumento de la productividad y la competitividad de nuestra industria, y haciendo más cercana la minería a los ciudadanos.

¿Qué rol debiera tener el Ministerio de Minería en el área de proveedores?

Debe desarrollar una agenda estratégica que impulse el crecimiento, la competitividad y sustentabilidad del sector, que también incentive la colaboración entre empresas mineras y afines, para lograr mayor eficiencia y productividad.

Considerando las señales de recuperación de la industria, ¿qué expectativas han recibido de sus socios?

Aprimin y sus empresas socias esperamos que la recuperación de la industria se traspase también a las empresas proveedoras, por ejemplo, en la mejora de contratos, de condiciones de pagos, de ingreso a las faenas. Se espera también que haya un diálogo abierto con nuestros clientes mineros, donde hablemos como socios, apuntando al mismo objetivo de crecimiento de la industria minera en nuestro país.

Prioridades en la agenda

 

¿Qué focos de acción son prioridad en el plan de trabajo 2018?

El énfasis estará en colaborar con el logro de una minería sostenible, a través de temas como desarrollo de proveedores sustentables; difusión del valor agregado generado por la cadena de valor asociada a la minería; potenciar iniciativas colaborativas en infraestructuras adyacentes a la minería, como plantas desaladoras, puertos, generación eléctrica, caminos; y promover la innovación con foco en tecnología aplicada, exportable a otros países mineros.

¿Cuál es la visión de Aprimin sobre la promoción de la participación femenina y la equidad de género?

Hoy tenemos una participación femenina de 7,9% en la industria minera en general, y de 12% en las empresas proveedoras asociadas a Aprimin. La atracción y retención de más mujeres en la industria minera requerirá de una combinación de soluciones colaborativas, las que van desde alentar a las niñas a seguir estudios de tecnología y ciencias -pasando por la construcción de una conciencia inclusiva de género- hasta la designación de más mujeres en posiciones de liderazgo o formando parte de los consejos directivos.

¿Qué énfasis tendrá la participación en Expomin 2018?

Tenemos la certeza de que Expomin será una excelente oportunidad para que todo nuestro sector muestre sus capacidades técnicas y de innovación, que hacen de Chile un país minero por excelencia. Los proveedores aportamos en productos de última generación, servicios y procesos innovadores que contribuyen a incrementar la productividad  y asegurar la continuidad operacional de las faenas. Al igual que en versiones anteriores, Aprimin participará con un stand que prestará servicio a sus asociados. También tendremos importante presencia en las actividades oficiales y en varios seminarios que la feria desarrollará.

Medidas de mejora

 

En 2017 Aprimin presentó el documento “Propuestas de Mejoramiento de Productividad en la Minería”, como aporte al diálogo público-privado en este tema, y de referencia para el trabajo de la entidad. El informe presenta 35 medidas de mejora, organizadas en cuatro objetivos fundamentales:

– Acreditación: homologar los requisitos de ingreso a faenas mineras, estableciendo estándares únicos y comunes para la industria.

– Seguridad: estandarizar los documentos de esta área para hacer más eficiente el proceso diario de llenado, junto con desarrollar protocolos y formatos comunes para las actividades que todas las empresas mineras incorporan.

– Planificación de la gestión del mantenimiento: generar condiciones para que esta actividad se realice de manera eficiente en el marco de la realidad de cada planta minera, considerando su alta incidencia en el manejo de activos.

– Gestión de recursos: optimizar y adecuar los sistemas logísticos relacionados con actividades como el inicio y término de la jornada, lo cual incide directamente en los tiempos disponibles para procesos.