Durante los últimos años, en que el precio de los minerales estuvo en niveles bajos, existió una fuerte demanda por parte de muchos clientes mineros por bajar costos y aumentar la eficiencia de todas sus actividades, recuerda Pedro Damjanic, vicepresidente de Minería de Finning Sudamérica.

En este escenario, explica, “la compañía se focalizó en la revisión de procesos, en un cambio en el approach de la comercialización de todos nuestros activos, en la especialización de nuestra gente. Esto nos llevó a revisar y modificar nuestras estructuras organizacionales; a incorporar profesionales con experiencia probada y validada por parte de nuestros clientes. También hubo inversión en nuevas tecnologías y se exploraron nuevas metodologías”.

Hoy el panorama para la industria luce diferente, y aunque el aumento de los precios de los commodities y en la cartera de proyectos mineros, no permite hablar de reactivación en forma generalizada, para la firma –que representa en Chile al fabricante Caterpillar– sí existe un mayor grado de optimismo sobre el futuro de la industria.

El último reporte financiero de Finning refleja lo anterior: en América del Sur se registró un aumento de ingresos en los dos últimos años, observándose un crecimiento de un 14% en el cuarto trimestre de 2017 respecto a igual periodo de 2016. Por su parte, los pedidos de equipos ascendieron a US$1.300 millones en el último trimestre de 2017.

¿Finning espera que los contratos con las compañías mineras reflejen el cambio de tendencia que se está dando en la industria?

La verdad es que no esperamos un cambio en la tendencia del camino de la eficiencia y el foco en la reducción del costo. Creemos que el ciclo recién pasado es una lección aprendida por la industria, por lo cual seguiremos trabajando en esta línea.

Los resultados de 2017 de la compañía reflejan un aumento en los pedidos de equipos. ¿En 2018 esperan que esto se acentúe?

La demanda del mercado se vio incrementada por reemplazo de equipos que habían sobrepasado las horas de operación típicamente utilizadas, que en un momento llega a ser poco productivo seguir operándolos. A lo anterior se sumaron necesidades de mayor producción de un par de faenas mineras, pero esto no representa un boom, sino que un leve aumento respecto de 2016.

Para 2018 se espera un nuevo incremento en la demanda, que dependerá en gran parte de la competitividad de las compañías mineras que operan en el territorio nacional, del marco regulatorio de la industria y de los precios de los minerales.

¿Qué segmentos y/o líneas de productos están impulsando la demanda?

Las líneas de productos más relevantes para 2018 serán el segmento de camiones de gran tonelaje y los equipos de perforación, así como en ciertos casos específicos, algunos modelos de vehículos de carguío.

Nuevos equipos y servicios

¿Cómo ven las perspectivas de venta de grandes equipos, considerando la falta de proyectos greenfield?

A pesar de que no exista una demanda que vaya a ser generada por proyectos greenfield, ya que en el portafolio de proyectos en Chile no se contempla el inicio de nuevas operaciones mineras para 2018, por razones de renovación de flotas y de mayor movimiento de mineral, sí habrá una demanda de grandes equipos, pero no en un gran volumen de los mismos.

En Chile, ¿cuánto representa la venta de equipos y la de servicios para Finning?

Entendiendo que un equipo minero opera por más de diez años, muchas veces sobrepasando los 20 o 30 años, en la relación entre venta de equipos y servicios para mantenimiento siempre se da que el porcentaje de estos últimos es varias veces mayor. Ha habido algunos años en que la venta de equipos ha llegado a un tercio de las ventas totales, pero eso ha sido sólo un par de ocasiones, lo típico es que la venta de equipos represente entre un 10% y un 20%.

¿Cómo están fomentando su línea de equipos para minería subterránea?

La mejor manera de fomentar una línea de productos es mostrando resultados superiores de los equipos en las operaciones mineras. Esto es precisamente lo que hemos venido realizando en minería subterránea, y que nos ha traído muy buenos resultados, permitiéndonos incrementar nuestra participación de mercado en esta industria.

¿Qué clima creen que encontrarán en la edición 2018 de Expomin?

Esperamos encontrar un ambiente de optimismo y confianza sobre la base de los acontecimientos, tanto nacionales como internacionales, que han ocurrido los últimos meses de 2017 y un buen comienzo de 2018; pero dentro de un ámbito de cautela y conciencia, por lo aprendido en los últimos años.