Concentrado en sus tareas del día a día, afirma estar Nelson Pizarro, presidente ejecutivo de Codelco, en lugar de “gastar su tiempo” en otros temas. Así responde -con su ya recocida franqueza-  ante la consulta de cuánto más le gustaría seguir a la cabeza de la mayor cuprífera mundial.

Y es que su agenda diaria está repleta de temas y decisiones que son vitales para el futuro de la minera. Entre ellos, mantener la producción propia en torno 1,7 millón de ton de cobre fino, para lo cual es clave la adecuada marcha de los proyectos estructurales; enfrentar el elevado financiamiento que requiere la compañía, sobre todo para sacar adelante con éxito estas iniciativas; seguir incrementando la productividad y avanzar en conseguir la ansiada cero fatalidad.

De estas y otras materias conversó con MINERÍA CHILENA el destacado ejecutivo.

Usted ha dicho que el cobre tiene un futuro brillante. ¿En qué rangos lo ve moviéndose en el mediano y a más largo plazo?

En relación al precio del cobre, creemos que los fundamentos son más que suficientes para impulsar y mantener un nivel de precios superior a los 290 centavos de dólar la libra durante lo que queda del año. Los principales aspectos que sostienen nuestro pronóstico son una demanda y una oferta estables, que implican un déficit global para el presente año; una Reserva Federal de EE.UU. más cauta respecto a la economía, sin expectativas de alza de tasas de interés para lo que resta del año. También la menor disponibilidad de chatarra en China ha impulsando la demanda de cobre refinado, junto con los mayores estímulos económicos en ese país y las expectativas de depreciación del dólar a nivel internacional. Sin embargo, un menor crecimiento para las economías desarrolladas, con respecto a las expectativas previas, y un empeoramiento de indicadores económicos en China podrían afectar dicho pronóstico.

Producción

 

¿Qué perspectivas tienen para la producción de cobre de Codelco en el próximo quinquenio?

Estimamos que nuestra producción promedio para el quinquenio 2019-2023 se mantendrá en el rango de  1,7 millón de toneladas de cobre fino.

En 2018 experimentaron una caída en la ley del mineral ¿qué esperan para éste y los próximos años?

En 2018 registramos una caída de 5,5% en la ley de cabeza respecto de 2017, no obstante la producción propia sólo disminuyó un 3,3%, como consecuencia de un incremento en la recuperación planta, de acuerdo con lo previsto en el plan del presupuesto anual. Para éste y los próximos años se proyecta una producción de cobre fino relativamente estable, con un leve incremento en la tasa de tratamiento de mineral que compensará una disminución en la ley. La entrada de los proyectos estructurales permitirá revertir la caída de leyes, una vez que se encuentren operando a régimen, finalizados los respectivos ramp up.

Nelson Pizarro en terreno

Nelson Pizarro aspira a mantener la producción de Codelco en torno a 1,7 millón de toneladas de cobre fino en el quinquenio.

 

¿Cuáles son las metas en producción, control de costos y generación de excedentes para 2019?

La producción propia contemplamos mantenerla en el orden de 1,7 millón de toneladas de cobre fino. Respecto de los costos directos, éstos se debieran conservar en torno a los 140 c/lb. Las proyecciones evidencian la necesidad de redoblar nuestros esfuerzos para aumentar la productividad y contener costos, y al mismo tiempo logar una ejecución exitosa de los proyectos estructurales, para no sólo asegurar, sino que superar las metas comprometidas.

De los avances que podamos lograr en costos, producción y productividad dependerán los excedentes.

Proyectos estructurales

 

Este año se debería realizar la puesta en marcha de Chuquicamata Subterránea. ¿Qué representa este hito para la Corporación?

El proyecto Chuquicamata Subterránea representa la continuidad de División Chuquicamata que, sin la ejecución del proyecto, terminaría sus operaciones en el corto plazo producto del agotamiento de sus reservas que pueden ser explotadas a rajo abierto. Extenderá la vida útil del yacimiento en 40 años y nos permitirá aumentar la producción a mediano y largo plazo, debido a una mejor ley de la mina subterránea en sulfuros y un mayor apilamiento en óxidos.

¿Qué proyección manejan para su creciente tasa de producción subterránea y, en contrapartida,  para la del rajo?

El proyecto considera para el quinquenio una curva creciente de explotación de toneladas promedio diarias (ktpd), lo que se logrará a partir de la fecha del primer hundimiento, y que crecerá paulatinamente con la alimentación de minerales desde el rajo hasta 2020 y de stock hasta 2022. Este proyecto estructural proyecta un ramp up de siete años, con una curva creciente, como ya dije, para alcanzar una producción en régimen de 140 ktpd en 2026.

Chuqui Subterráneo

El proyecto Chuquicamata Subterránea contempla un ramp up de siete años.

 

¿En qué pie están el resto de los proyectos estructurales?

Todos los proyectos estructurales están avanzando de acuerdo a lo presupuestado. En El Teniente se inició el proceso de adjudicación de los contratos mineros de Andes Norte – Nuevo Nivel Mina, mientas que en los proyectos Andesita y Diamante partió la adjudicación de los contratos de las obras de acceso y las facilidades constructivas. Estimamos que su puesta en marcha será en 2023.

En Traspaso Andina, en tanto, se terminó la excavación y fortificación del Centro de Distribución de Mineral y se encuentra en desarrollo el contrato de obras civiles y montaje electromecánico. Traspaso Andina entrará en operación en régimen en 2021.

Los otros proyectos aún están en distintas etapas de estudio, avanzando.

Complejo financiamiento

 

¿Cuánto deben invertir este año en éstas y otras iniciativas?

Para 2019 nuestra inversión estará en torno a los US$4.000 millones, aproximadamente, considerando la cartera completa: proyectos estructurales, exploraciones, innovación, sustentabilidad, refacciones y reemplazo de instalaciones, entre otros.

Usted advirtió que si no se vuelve implementar una política de capitalización, la deuda de Codelco podría alcanzar los US$21.000 millones hacia 2023. ¿Cuánto espacio queda para endeudamiento, sin afectar el grado de inversión?

El Ministro de Minería informó que es un tema que el Gobierno no puede abordar antes de que se resuelva la reforma tributaria. En todo caso, el tema de la capitalización la  conversaremos con quien corresponde: nuestro dueño.

La ecuación es fácil: si logramos obtener recursos, los proyectos se construirán; si no, habrá que ajustarse a los recursos que generemos internamente. Por nuestra parte, somos conscientes de la necesidad de ese aporte para no seguir acrecentando nuestra deuda, que llegará a US$14.800 millones en 2019. Pero, repito, es un tema que debemos definir con nuestro dueño, el Estado.

Digital Teniente

Para continuar incrementando su productividad, Codelco está impulsando un ambicioso plan de transformación digital.

 

Más allá del tema financiero, ¿cuáles son los otros grandes desafíos que avizora para la estatal?

Son varios. Entre ellos, completar los proyectos estructurales, para mantener el nivel de producción en torno a 1,7 millón de toneladas de cobre fino; manejar el nivel de endeudamiento y persistir en nuestra aspiración en temas de seguridad de conseguir cero fatalidad. También continuar incrementando nuestra productividad, que en 2018 llegó a 51,7 ton/persona.

Para esto último estamos lanzando un ambicioso plan de transformación digital, que pasa por un cambio cultural en el que la tecnología se pondrá al servicio de los distintos procesos de nuestro negocio. Esto implica que no sumaremos tecnologías de manera disgregada, sino que revisaremos cada proceso productivo para superar brechas específicas. La automatización, la robotización, además del uso de Big Data y Advance Analytics, se orientarán, en suma, a optimizar sustantivamente dichos procesos y, por ende, a aumentar la productividad laboral y el valor económico del negocio, además de mejorar las condiciones de seguridad de nuestros trabajadores.

¿Cómo ve el clima laboral dentro de la corporación y en particular el desafío que está significando Chuqui?

Nos quedan dos negociaciones pendientes, Chuqui rol B y Salvador rol A, ambas en curso (al momento de realizarse esta entrevista). En total, serán 3.200 personas en Chuquicamata y 160 Salvador. Esperamos un buen resultado de este proceso, muy importante en términos de materializar la transformación requerida para la sobrevivencia de la División. Por otro lado, tenemos una probabilidad de conflicto, dada esta necesidad de avanzar con cambios.