Una producción récord del orden de las 560.000 tcf alcanzó Compañía Minera Doña Inés de Collahuasi en 2018, y para este año esperan lograr un volumen similar. Así lo señala a MINERÍA CHILENA su presidente ejecutivo, Jorge Gómez, quien destaca el gran potencial de este yacimiento, al cual califica como uno de los más importantes del mundo.

El ejecutivo  también menciona la relevancia del proyecto “Desarrollo de Infraestructura y Mejoramiento de Capacidad Productiva”, que la minera ingresó a tramitación ambiental a fines del pasado ejercicio, y que involucra una inversión de US$3.200 millones. Este contempla optimizar la planta concentradora, para pasar de 170.000 tpd a 210.000 tpd en el mediano plazo, así como reactivar la producción de cátodos a través del proceso de biolixiviación, junto con una planta desalinizadora.

Con esta iniciativa, la faena apunta a alcanzar las 700.000 TMF anuales.

¿Qué importancia tiene para el futuro de Collahuasi el proyecto de desarrollo que ingresaron al SEIA?

Lo presentamos a fines del año pasado, en los próximos 20 a 22 meses deberíamos tener la aprobación. Lo pensamos mucho, fue desarrollado en los últimos tres años; teníamos un overlap mientras mejorábamos el rendimiento de la compañía. También fuimos analizando cuáles eran las etapas siguientes que podíamos abordar. Por lo tanto tuvimos el tiempo suficiente para hacerlo bien, y realizar rondas previas con las comunidades  aledañas, de tal manera de tener la mejor impresión, con la mayor exactitud, sobre aquellas dudas que se podrían generar, y las aclaraciones.

No deberíamos tener grandes inconvenientes; estamos dispuestos a responder todo lo que sea necesario respecto de nuestro proyecto.

¿En cuánto incrementaría la producción?

Estamos pensando en una longevidad (de la faena) de los próximos 20 años, y (un incremento) de 170.000 a 210.000 TMF de tratamiento. En términos de cobre fino, va desde lo que hemos producido los últimos años, hasta un umbral cercano a las 700.000 TMF por año. Eso va a depender de muchas cosas, porque lo vamos a ir haciendo con gradualidad.

¿En qué plazo prevén lograr esa meta?

Pensamos que en los próximos cinco años…nosotros tenemos un yacimiento que es fantástico, debe ser de los tres más importantes del mundo; pero como ha sido  nuestra lógica, hemos ido haciendo las cosas paso a paso. Ese tipo de decisiones recae en los accionistas en su minuto adecuado (Anglo American y Glencore).

Lo que hemos impulsado, en un gran esfuerzo, es hacer más eficiente nuestra operación desde todo punto de vista.

Producción récord

¿Cuánto produjeron el año pasado?

En 2018 la producción de Collahuasi fue del orden de 560.000 TMF; fue récord para los casi 20 años de vida útil que tiene la compañía. Este año debería ser una cifra similar.

¿Y para este ejercicio esperan conseguir un nuevo récord?

(Lo medita un momento) diría que es temprano pensar en algo así; pero nos esforzaremos por hacer lo mejor posible.

¿Les afectó la situación climática que se registró a comienzos de año?

Sí, pero no precisamente al interior de nuestras instalaciones, sino que básicamente en las vías acceso, que se vieron colapsadas por (el caudal de lluvia en) las quebradas. En cuanto a la operación propiamente tal, diría que ya tenemos la experiencia suficiente para poder trabajar con lluvia y también con nieve.

Control de costos

¿Cómo han evolucionado los costos en Collahuasi?

Ha sido significativo. Probablemente hemos sido una de las compañías que más ha reducido sus costos. Hace seis años estábamos en el cuarto cuartil, en la parte más extrema, y hoy diría que estamos en el primero… ha sido un  tránsito muy exitoso el que hemos realizado, con mucha acuciosidad.

¿Están en conversaciones con Teck Quebrada Blanca para ver la posibilidad de sinergias?

Sí, conversamos habitualmente. Creo que ambas compañías tienen una gran oportunidad.

¿En qué ámbitos en concreto?

Principalmente en espacio, en vías de acceso, en términos de agua… ellos tienen un gran proyecto (QB2), creemos que va a ser muy exitoso. Tenemos afinidades, un buen relacionamiento y sinergias que desarrollar.

Características del nuevo proyecto

La ampliación de la capacidad de procesamiento en la planta concentradora de Collahuasi, de 170.000 tpd a 210.000 tpd -ingresada a evaluación ambiental- implica la habilitación de un chancador primario fijo, incorporación de correas transportadoras, modificación de un molino de bolas junto con su sistema de enfriamiento, una nueva planta de lavado y chancado de pebbles, instalación de nuevas celdas de flotación y un nuevo circuito de remolienda, junto otras modificaciones en el rajo Rosario, botadero y depósito de relaves.

La planta desalinizadora y el sistema de conducción hasta la faena, en tanto, serían habilitados en dos fases para suplir caudales máximos de 525 L/s y 1.050 L/s en el cuarto y octavo año del proyecto, respectivamente.