“Creo que en estos cuatro años la tarea se cumplió”. Concreto y preciso. Así detalla Jaime Pérez de Arce, vicepresidente ejecutivo de la Empresa Nacional de Minería (Enami), el balance de su gestión a cargo de esta compañía de fomento a la pequeña y mediana minería.

El directivo asegura que “quisimos continuar el camino de un modelo de gestión participativa, no sólo con nuestros trabajadores y mineros, sino también con nuestros grupos de interés. Gracias a ese trabajo, a nivel financiero tenemos una Enami que logró equilibrar la deuda entre mediano y largo plazo, reduciendo los créditos de corto plazo, lo que permitió la contratación de un préstamo a tres años en condiciones muy ventajosas en 2015”.

Del mismo modo, señala que en diciembre de 2017 “se restructuraron los pasivos bancarios a tres años por US$80 millones. También se aplicó un plan urgente de licuación de stocks de minerales mediante contratos de venta y maquila con terceros, que significó reducir el endeudamiento de largo plazo de US$252 millones en diciembre de 2014 a un nivel de US$85 millones en julio de 2017, acotando además los riesgos de pérdidas de finos en los acopios y con una notable reducción de costos financieros y de cobertura de precios que estos generan”.

¿En qué pie se encuentra la compañía?

Uno de los principales logros que hoy vemos reflejado en nuestro balance, es que a pesar de encontrarse en un escenario de bastante desabastecimiento de minerales, nuestras plantas de beneficio obtuvieron un margen económico positivo, superando lo presupuestado en 2016 (en 185%) y  el año pasado (en 300%). Asimismo, se aumentaron las recuperaciones en forma global tanto de óxidos (1,17%) como de sulfuros (en 0,87%), sobrepasando los valores establecidos en la tarifa. Es decir, Enami se encuentra en un pie más estable que hace cuatro años, preparada para enfrentar desafíos trascendentes por el impacto que la compañía tiene en el quehacer productivo y social de nuestro país; como la modernización de la Fundición Hernán Videla Lira (HVL).

¿Qué medidas continuará aplicando Enami para profundizar su plan de reducción de deuda? 

A la fecha, la deuda es de US$170 millones, de los cuales US$85 millones son de largo plazo (tres años). El saldo de corto plazo puede aumentar al regularizar los pagos a marzo por la implementación del nuevo ERP (Enterprise Resource Planning). La situación no es complicada, pero en todo caso la manera de reducirla es mejorando los flujos de la empresa y eso pasa por los mejoramientos que se están viendo para la reformulación del Presupuesto 2018 y obtener un mejor margen. Eso también considerando que ya no tenemos excedentes importantes de minerales para licuar, lo que nos ayudó mucho en el periodo.

¿Cómo han operado los poderes de compra de la compañía en el marco de esta alza de precios del cobre?

El sector minero de la pequeña minería no está observando el precio del cobre a los niveles actuales, debido al descuento del crédito de sustentación sectorial que se otorgó con la caída de precio experimentada en los años 2015 y 2016. Además, en 2017 este sector, a través de la Sonami con las asociaciones mineras, optó por hacer fijaciones de precio de cobre en el mercado futuro asegurando ingresos que les permitieran continuar operando. Pero estas fijaciones en el segundo semestre del año quedaron con precio menor al de mercado. Recién en el mes de enero quedaron liberados de la fijación de precios.

¿Y en cuanto a la parte operacional, cómo está el sector?

En cuanto a la parte operacional, la reactivación encuentra sus complicaciones. Los productores activos deben normalizar la preparación y desarrollo de sus minas; hubo necesidad de aumentar la ley (del mineral extraído) prescindiendo de inversiones en desarrollo (el “floreo” de minas).  La producción minera ha sido afectada y se requiere tiempo para recuperar su nivel.  Reactivar minas paralizadas tiene su costo de habilitación y además deben reactivar los permisos, trámites que también requieren de tiempo. De mantenerse el precio en los niveles actuales, las minas se recuperarán y habrá un aumento de producción a medida que pasen los meses.

Fundición Hernán Videla Lira

¿En qué fase se encuentran los trabajos para dar cumplimiento a la normativa ambiental en la Fundición HVL?

El proyecto de cumplimiento de la norma de emisiones (DS28) está en su fase inversional y en plena ejecución. La empresa China Nerin está realizando la ingeniería y suministro de la planta de tratamiento de gases de cola, cuyo montaje y puesta en marcha se proyecta para los meses de septiembre a diciembre de este año. Las modificaciones y el mejoramiento del tren de gases están en la etapa de adquisición de equipos y materiales, para ser implementados durante la mantención general de la fundición en junio. Otros proyectos, como la eliminación de humos negros, están en etapas de ingenierías finales para comenzar el proceso de adquisición. Durante los meses de marzo a mayo se realizarán obras de saneamiento y obras tempranas en diferentes frentes de trabajo. Las principales obras de construcción se realizarán entre los meses de junio a diciembre.

¿En qué fase se encuentran los planes para instalar una nueva fundición de cobre en Atacama?

Respecto a la fase 2 de la modernización de Paipote, vimos la oportunidad de hacer una inversión que no sólo nos permitiera cumplir con las exigencias de la normativa, sino que soñar con una fundición con los más altos estándares de cumplimiento ambiental, ubicada en  el primer cuartil de productividad y que además tuviera un valor agregado para los mineros, y para el fomento de la pequeña y mediana minería. Así optamos por un proyecto que permitirá que, junto con tener una fundición de clase mundial, recuperemos otros diez elementos de la tabla periódica, lo que significará para el pequeño y mediano productor que por el mismo esfuerzo que hace hoy, podrá recibir una retribución mucho mayor. Actualmente se está desarrollando el estudio de la Factibilidad de Tecnología BBR-BCC, 700 ktpa (Bottom Blowing Reactor, BBR-SKS), y Convertidor BCC.

¿Hay avances en la meta de expandir la presencia de Enami hacia el sur del país?

La idea de ampliar nuestra cobertura geográfica es parte de los lineamientos estratégicos y la apertura de una oficina minera en Concepción a fines del año pasado, es reflejo de ese esfuerzo. Por ahora, el principal desafío de estar instalados en el sur es trabajar el potencial geológico-minero que podamos encontrar en la zona; investigar sobre minerales metálicos y no metálicos, y ver cómo podemos apoyar en dicha área.

¿Cómo esperan materializar el acuerdo firmado con la CChen para el desarrollo de la minería polimetálica?

Particularmente estamos poniendo a disposición nuestra propiedad en el Salar de Aguilar para el Centro Tecnológico de Nuevos Productos de Litio y Centro de Pilotaje de Nuevas Tecnologías de extracción y procesamiento del Litio. La idea es reunir a los distintos interesados con los que hemos estado trabajando, es decir, proveedores tecnológicos, terceros, entidades gubernamentales, como CChen y Sernageomin en uno solo proyecto, que sirva como base y ejemplo a seguir en el estudio y desarrollo de encadenamientos productivos para el litio.