“Este es un mercado que tiene ciclos y, por lo tanto, tenemos que mirar nuestra actividad con una perspectiva de largo plazo para asegurar la sostenibilidad de nuestros resultados y la contribución al desarrollo del país”, subraya Iván Arriagada.

Porque si bien el presidente ejecutivo de Antofagasta plc -principal grupo minero privado chileno- coincide con otros actores en destacar las señales favorables que se aprecian para el mercado del cobre, mantiene una actitud de cautela, en línea con las lecciones que dejó para el sector la reciente bonanza y posterior caída en los precios de los commodities mineros.

En este sentido, advierte que uno de los desafíos más importantes hoy día para las compañías del rubro es poder gestionar las presiones alcistas de costos. “Debemos mantener el foco en la productividad para no erosionar la competitividad de la industria y, con esto, la capacidad para seguir creando valor y asimismo asegurar la viabilidad de los proyectos futuros”, enfatiza.

A su juicio, ¿se consolidan perspectivas más optimistas para el sector minero y en particular para el cobre?

La demanda en China continuará siendo el factor clave para el mercado del cobre, ayudada por un mejor panorama económico mundial. En este escenario, existen dudas sobre si la oferta de cobre, con los proyectos que hoy se conocen, será suficiente para cubrir esta mayor demanda. Algunos analistas estiman que incluso podría haber un pequeño déficit que se manifieste éste o el próximo ejercicio, lo que impacta sobre el precio.

Junto con lo anterior, también hay que considerar la influencia de tecnologías intensivas en uso de cobre, las que se van a masificar en los próximos años, como los vehículos eléctricos y las energías renovables no convencionales.

¿Cuáles son las lecciones que deja el período de bajos precios?

Hay que destacar que el cobre, al igual que otros commodities, tiene un comportamiento cíclico, por lo que no se debe hablar de un solo período de bajos precios. La lección más importante que dejan estos períodos es que nunca podemos descuidar la productividad y el control de los costos, que son tareas permanentes.

Durante el súper ciclo iniciado en la década pasada no siempre se cuidaron estos factores y eso impactó en la sostenibilidad de muchas compañías mineras cuando el precio bajó. Por eso, hoy el énfasis debe estar puesto en impulsar proyectos que agreguen toneladas rentables en el mediano y largo plazo.

Pelambres

Una vez obtenidos todos los permisos sectoriales y finalizados otros estudios, el proyecto Infraestructura Complementaria de Los Pelambres se presentará para la aprobación del Directorio.

 

¿En qué pie está Antofagasta Minerals para enfrentar el nuevo escenario?

Gracias al Programa de Competitividad y Costos, cuya implementación se inició en 2014, hemos logrado ahorros acumulados de más de US$500 millones, enfocándonos en mejorar varios procesos internos, como la mantención y la eficiencia energética, entre otros. Esto nos ha permitido enfrentar menores leyes en nuestros dos principales yacimientos, sin que se disparen nuestros costos de producción.

Hacia adelante tenemos nuevos desafíos, porque vamos a vivir nuevas presiones sobre los costos, las que debemos afrontar con un constante aumento en la productividad.

Producción esperada

 

¿Qué proyecciones tienen para este año en materia de producción y costos?

Para 2018 tenemos proyectado producir entre 705.000 y 740.000 toneladas de cobre fino. Este aumento -en relación a las 704.300 toneladas logradas en 2017- está dado en parte por la puesta en marcha del proyecto Óxidos Encuentro (OXE), el que aportará mineral a la planta de cátodos de Minera Centinela.

En cuanto a costos, tenemos como meta producir cobre a un costo neto de caja de US$1,35 la libra.

¿Cuáles son las metas por faena, así como los principales desafíos que enfrenta cada una?

En Los Pelambres esperamos aumentar levemente la producción a unas 345.000 – 350.000 toneladas de cobre. El desafío en esta faena es contrarrestar el aumento en la dureza del mineral, para lo cual estamos impulsando el proyecto Infraestructura Complementaria.

En Centinela, el desafío es la baja en las leyes del mineral, lo que se está manejando con la puesta en marcha del proyecto OXE. La producción de esta operación debería estar en torno a las 230.000 a 245.000 toneladas de cobre fino.

Antucoya, nuestra operación más joven, recién inaugurada en 2017, debería producir unas 80.000 toneladas de cobre.

Finalmente, se espera que Zaldívar produzca unas 55.000 a 60.000 toneladas atribuibles (comparte la propiedad con Barrick), lo que significaría un alza respecto a 2017, cuando se vio una baja en la tasa de recuperación.

Proyectos de expansión

 

En el caso de Pelambres, ¿qué falta para que se despeje la aprobación del proyecto Infraestructura Complementaria?

Estamos muy contentos con la aprobación unánime del Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto INCO de Minera Los Pelambres, ocurrida en febrero último. Ahora falta la obtención de todos los permisos sectoriales; terminar todos los estudios de ingeniería que permiten congelar los alcances, diseños y cantidades, de forma tal de completar todo el Front End Loading que nos hemos propuesto tener listo antes de iniciar la construcción, para reducir el riesgo de mayores costos durante la implementación.

Una vez terminado este proceso, se presentará el proyecto al Directorio para que autorice la inversión, lo que proyectamos debe ocurrir antes de fin año.

Minera Centinela, Antofagasta Minerals

En Minera Centinela esperan una producción en torno a las 230.000 a 245.000 ton de cobre fino este año.

 

¿Cuál es el cronograma que manejan para su desarrollo?

El proyecto debería entrar en producción durante 2021, con lo que podríamos retomar los niveles históricos de producción de Minera Los Pelambres.

¿Qué escenario manejan hoy para la fase 2?

La segunda fase contempla aumentar la capacidad de procesamiento de Los Pelambres a unas 205.000 toneladas de mineral al día, en línea con lo autorizado en su Resolución de Calificación Ambiental. Además, se extendería la vida útil en 15 años adicionales a los 20 originalmente aprobados. Para esta fase se espera ingresar un nuevo EIA, pero esto sólo se haría una vez que el proyecto INCO cuente con la aprobación del Directorio.

¿Cuál es la situación actual del proyecto Desarrollo Minera Centinela? ¿Qué modificaciones son las que han estado evaluando?

Para el proyecto Desarrollo Minera Centinela (DMC) se están considerando dos alternativas para aumentar su producción y explotar de mejor forma sus reservas mineras. Básicamente estamos analizando si en esta primera etapa construimos una nueva concentradora o si ampliamos la ya existente. Esperamos tomar la decisión de cuál de las opciones vamos a llevar adelante durante este año.

¿Qué otros proyectos de inversión maneja la compañía?

Además de la puesta en marcha del proyecto OXE, este año también estamos comisionando la planta de molibdeno de Minera Centinela. Con esta planta, vamos a aprovechar este subproducto, el que actualmente sólo se produce en Minera Los Pelambres. Cuando entre en régimen, la planta Moly producirá unas 2.400 toneladas de molibdeno al año, contribuyendo a bajar el costo de producción de Centinela.

¿En qué etapa se encuentra actualmente Twin Metals, su inversión en Estados Unidos?

A fines del año pasado el Departamento del Interior de EE.UU. revocó una opinión en relación a dos licencias mineras federales del proyecto Twin Metals Minnesota. Tras esta medida, estas dos licencias le fueron restituidas al proyecto y están ahora en proceso de renovación. A la vez, en 2017 el grupo dio los primeros pasos para preparar el Plan de Operaciones (MPO, por su sigla en inglés) del proyecto, ya que es un pre-requisito para solicitar todos los permisos estatales y federales requeridos. Además, se continuó con el proceso de optimización del estudio de prefactibilidad. A fines de año esperamos contar con un estudio de prefactibilidad actualizado.

 

“Frente a los nuevos escenarios, necesitamos nuevas respuestas”

¿Por qué aceptó el desafío de ser chairman del Congreso Expomin y qué relevancia le atribuye a este evento?

Cuando me lo propusieron me pareció que era una oportunidad para destacar la importancia de la innovación en el futuro de nuestra industria, ya que estoy convencido que es clave para mejorar la productividad y la competitividad en la minería, así como para poder responder a las crecientes exigencias tanto ambientales como comunitarias.

Estoy muy contento de encabezar este esfuerzo y quiero agradecer a todos los que contribuyen con su conocimiento y tiempo al éxito de este encuentro, llamado “Innovación para el desarrollo minero”.

Iván Arriagada

Iván Arriagada es el chairman del Congreso Expomin 2018, el que –destaca– tendrá un énfasis especial en las personas.

 

¿Qué sello distintivo esperan lograr?

Hay una serie de seminarios en que expertos en uso de agua, relaves, geología, entre otros temas, compartirán con representantes de nuestra industria. Pero quiero destacar un ámbito específico en el cual hemos puesto un énfasis especial: el de las personas. Estoy muy orgulloso del diseño de un seminario en que se tratará el rol de la mujer en la minería, como parte de la tarea de lograr equipos de alto desempeño, los que destacan por ser diversos e inclusivos. Asimismo, vamos a abordar los desafíos laborales de nuestro sector, con un énfasis también en seguridad y salud.

Son 13 sesiones de trabajo durante una semana en las que vamos a analizar como industria los principales desafíos de la minería, abordándolos siempre desde un punto de vista marcado por la innovación. Frente a los nuevos escenarios que enfrentamos -como menores leyes, falta de agua para nuevos proyectos, mayores exigencias de parte de las comunidades o nuevas normas ambientales-, necesitamos encontrar nuevas respuestas y espero que este congreso contribuya a ello.

Usted ha señalado que las compañías mineras tienen parte de la responsabilidad por el desconocimiento que existe respecto de la importancia para el país de la minería. ¿Dónde ha estado la falencia y cómo se puede revertir?

Como industria aún tenemos mucho espacio para seguir educando a las nuevas generaciones sobre la importancia de la minería y en Expomin esperamos lograr eso mediante varios encuentros con estudiantes.

Uno de los problemas es que siempre cuando hablamos de minería, nos centramos en los procesos productivos y no en los aportes que nuestros productos realizan para mejorar la calidad de vida de todos. Un ejemplo es el papel del cobre en la electromovilidad y en las energías renovables, dos transformaciones tecnológicas que nos ayudarán a vivir en un mundo más sustentable.