Una evidente reactivación de la minería advierte la Asociación de Empresas Consultoras de Ingeniería de Chile AG (AIC), sector que dada su fuerte vinculación con la actividad minera -representa del orden del 50% de las horas hombres contratadas a sus empresas socias-, se ha visto muy golpeado en los últimos cinco años por la falta de proyectos.

Sin embargo, Francisco Martin, presidente del gremio, ve con cautela los signos de dinamismo, pues teme que éstos puedan verse opacados por los obstáculos que enfrentan las empresas mineras para aprobar sus planes de desarrollo o de expansión.

“Por eso, nos declaramos moderadamente optimistas”, señala a Minería Chilena.

“Hay factores que no dependen de las empresas -remarca-, como la tendencia en Chile a detener los proyectos. No hay conciencia de que éstos representan trabajo y prosperidad. Y eso nos preocupa”.

A su juicio, las demandas de las comunidades no debiesen parar proyectos: “Mediante el diálogo, debiera llegarse a acuerdos para que los involucrados cumplan con los máximos estándares sociales y medioambientales”.

 Membresías

Particularmente en el caso de las empresas consultoras de ingeniería, Martin reconoce que a partir del primer trimestre de 2018 se notó una clara reactivación, que se confirmó en el segundo cuarto. “Se evidencia una mejora en nuestro sector”, indica.

Lo anterior, estima, debiera verse reflejado también en la cantidad de membresías de la AIC. “Esta cifra se había visto mermada tras la compra de empresas socias por parte de compañías internacionales, cuyos dueños no asignan el mismo valor a formar parte de la asociación”, reconoce.

No obstante, considera que con las transformaciones que están aplicando en la entidad, van en buen camino. “No debiera sorprendernos si durante 2019 observáramos al menos el retorno de una empresa emblemática”, comenta.

Asimismo, proyecta que en el corto plazo debieran contar con al menos siete nuevos socios, un 10% del número actual de integrantes.

“La sobre valoración de la oferta más económica ha incentivado estudios incompletos o con personal más barato, lo que va en directa relación con su capacidad y experiencia. Esto es algo de lo que nadie se beneficia. Por el contrario, todos perdemos”.

Riesgos

Dentro de los aspectos que preocupan al gremio, Martin menciona los efectos que ha tenido para sus clientes lo que denomina “el alto costo de los bajos precios”.

“La sobre valoración de la oferta más económica ha incentivado estudios incompletos o con personal más barato, lo que va en directa relación con su capacidad y experiencia. Esto es algo de lo que nadie se beneficia. Por el contrario, todos perdemos”, advierte el titular de la AIC.

Resalta que ahorrar en ingeniería es una economía mal entendida, ya que lo que se invierta en ella se recupera multiplicado varias veces durante la construcción y/o por la mayor eficiencia en la operación del proyecto durante su vida útil.

Alta competencia

Martin enfatiza que los integrantes de la asociación son altamente competitivos cuando participan en alguna licitación: “Cada empresa tiene que velar por su desarrollo. La cantidad de socios y lo atomizado de la oferta da garantías a los clientes de que no existe la posibilidad de vulnerar la libre competencia. Ése es un valor que cuidamos mucho”.

Pero, al mismo tiempo, puntualiza que es posible un mejor aprovechamiento de las sinergias y la experiencia de cada uno de los socios, en rubros específicos. “A veces una firma subcontrata a otra especializada en algo específico. Es una relación que genera valor. Lo que tenemos que lograr es convencer a nuestros clientes de la virtud de esto. Y ahí tenemos mucho trabajo por hacer”, remarca.

Respecto de la relación con las empresas mandantes, la AIC ve importantes oportunidades de colaboración, por ejemplo, para aportar ideas que mejoren las bases de licitación y celebrar contratos que establezcan relaciones simétricas entre clientes y proveedores.

En este sentido destaca el trabajo que se ha venido realizando con el Ministerio de Obras Públicas -el mayor demandante en el país de horas hombre de servicios de ingeniería-, lo que ha permitido buscar en conjunto las oportunidades para mejorar la calidad de la ingeniería que proveen. “Se trata de un esfuerzo de cooperación bilateral que debiera ser imitado por otras empresas públicas y privadas”, concluye Francisco Martin.

Cena anual

La Asociación de Empresas Consultoras de Ingeniería de Chile (AIC) celebró medio siglo de historia y aporte al país, en el marco de su Cena Anual. En el evento se premió a profesionales y empresas destacados.