Tras casi un año liderando el gremio de los servicios de ingeniería de consultoría, Francisco Martin ve con cautela la reactivación del rubro, al menos para el presente ejercicio.

Ello, a pesar de que el informe de la actividad que elabora AIC, correspondiente a 2018, registró un repunte de 14% en la cantidad de horas hombres contratadas, pero con una disminución en dicho dinamismo hacia la segunda mitad de ese año.

En el caso de la minería, que representa del orden del 50% de la actividad de este gremio-, el estudio mostró un crecimiento de un 9% de la actividad en ese periodo.

El presidente de la AIC adelanta que para este año anticipan una contracción moderada en el sector dentro segundo semestre. Esto se debería a la falta de nuevos proyectos. Sin embargo, en 2020 y 2021 se presentaría un repunte, de acuerdo con sus modelos econométricos.

La AIC es la asociación gremial que, desde 1968, reúne a las empresas consultoras de ingeniería del país. Entre ellas se encuentran las más prestigiosas firmas del rubro, que desarrollan estudios, proyectos y prestan servicios en diversas áreas de actividad como la minería, energía, infraestructura, industria, transporte, telecomunicaciones y medio ambiente entre otras.

Estado actual

 

¿Cuán sólida ve la reactivación en los servicios de ingeniería vinculados a la minería?

Menos sólida de lo que me gustaría. Veo que la reactivación de servicios para la minería está basada en varias iniciativas que son megaproyectos, pero de continuidad operacional; aquí no hay proyectos nuevos.

Cena AIC

A fines del año pasado la AIC celebró sus 50 años de existencia.

 

¿Este año se puede repetir el crecimiento de 14% que registró el rubro en 2018?

Lo que vemos es que debiera producirse una contracción en la demanda de ingeniería a partir de mediados de este año, con un repunte en 2020 y 2021. Eso es lo que indican nuestros estudios, y los modelos econométricos han funcionado bastante bien en el pasado, por lo tanto, no veo que (ahora) vaya a ser distinto.

En todo caso, se trataría de una contracción bastante moderada, a diferencia de 2013; no esperamos una caída en la actividad a los niveles de esos años.

Diagnóstico

 

¿Qué falta para promover más proyectos?

En Chile, a pesar que somos los principales productores de cobre del mundo y debajo de nuestros pies están las reservas de este metal más grandes también, nuestro liderazgo llega hasta ahí. Me parece que el paso que Chile debiera seguir para consolidarse como líder de producción de cobre en el mundo, sería tener los mejores niveles de productividad. Es decir, si tenemos los mejores yacimientos de cobre del mundo, el siguiente paso es ser los mejores recuperándolo.

En segundo lugar, ya que Chile tiene los recursos, debería ser un escenario atractivo para las inversiones; no estoy diciendo que no lo sea, pero hay otros que también lo son.  Cuando nuestro vecino Perú -que es el segundo productor de cobre del mundo- tiene yacimientos polimetálicos basados en cobre, oro y plata, y además son más eficientes que nosotros en costo por libra de cobre de producción, entonces somos menos atractivos para la inversión.

Que no haya proyectos nuevos es una mezcla de estos dos factores: falta de productividad y atractivo para la inversión.

 ¿Qué condiciones deberían darse para ser más atractivos?

Primero: “las reglas claras conservan la amistad”. En segundo lugar, cumpliendo con lo anterior, si la normativa es simple, también ayuda a tener procesos más cortos. Lo tercero que es fundamental tiene que ver con los intereses de terceros:  tenemos que ver cuáles son los intereses del país y los del bien común.

Como presidente de la AIC usted ha manifestado su preocupación por lo que considera una relación asimétrica entre empresas mandantes y firmas de ingeniería. ¿Cómo se podría mejorar la situación en este ámbito?

En términos prácticos, lo que me gustaría hacer con este tema es generar mesas de trabajo enfocadas a los clientes de nuestros socios.

Las bases de licitación (por parte de las compañías mineras y proveedoras) no pueden establecer responsabilidades que no aporten nada al objetivo. Considero que hay que generar instancias de conversación, con documentos en mano, para ver temas en los que se puede mejorar.

Incluso las cosas buenas generan externalidades negativas, puesto que la probidad interna de las empresas mineras ha colaborado con generar distancias que en el negocio nuestro son complejas; van en contra del objetivo (de generar buenos proyectos). El tema de las relaciones ha cambiado muchísimo, con un incremento de la asimetría en los últimos 20 años.