“La probabilidad de desarrollo de nuevos proyectos capta mayor atención y se ve como una realidad muy próxima”. De esta forma responde Eduardo Nilo, de Metso, a la consulta sobre cómo percibe el escenario minero para este año.

Es que de acuerdo al gerente general de la comañía en Chile y vicepresidente senior para la región Pacific Rim, el escenario minero “se ve por múltiples motivos optimista y positivo, con acento en Chile y Perú”.

En diálogo con MINERÍA CHILENA, el directivo comenta que para este año se han planteado un desafío ambicioso: “Un crecimiento del 15% con respecto a nuestro resultado de 2017”. En esta línea, explica que la idea es enfocarse en el correcto desarrollo de nuevos proyectos de capital -de ingeniería y suministro-, que la compañía ya se adjudicó en Chile y Perú.

A raíz del alza del precio del cobre ¿han visto una mayor demanda de equipos y servicios?
Dando una mirada general al periodo 2016 – 2017, tanto en Chile como en Perú los requerimientos fueron bajos en nuevos equipos. Sin embargo, Metso tuvo varias adjudicaciones que para el escenario en curso fue evaluado como un resultado positivo.

En 2018 ya observamos una tendencia muy positiva y la activación de varios proyectos. Otra tendencia que identificamos es un mayor dinamismo en servicios y partes de repuestos, que entendemos se debe a que muchos clientes utilizaron su stock de seguridad de inventarios, además de enfocarse a cumplir con las políticas de reducción de costos.

En resumen, se observa un escenario muy positivo en equipos y servicios.

¿Qué ha pasado en el caso de  los contratos?

Indudablemente hemos visto una reactivación en negociaciones de contratos, tanto en Chile como en Perú, en donde hemos ido aumentando los negocios de servicios. Este 2018 tenemos una meta de incrementar en 30 millones de euros nuestros contratos permanentes.

Para Pacific Rim -región que comprende todo Sudamérica menos Brasil- nuestro negocio es bastante maduro y los contratos ya representan cerca del 50% de todo nuestro negocio de servicios y repuestos. La administración de estos contratos conlleva un trabajo de confianza a largo plazo con el cliente, ya que existe un proceso de constante negociación y ganar entre ambas partes.

¿Qué desafíos implica para ustedes estas señales de reactivación de la actividad minera?

Cuando el ciclo minero es positivo, nos enfrentamos a mayores demandas y eso implica robustecer nuestra capacidad de entrega. Actualmente ya estamos estudiando nuestro stock local e iniciamos un proceso de ampliación de éste.

Otro gran desafío es la retención, obtención y desarrollo de mano de obra calificada.

Evaluando inversiones

Al asumir el cargo usted señaló que dentro de las prioridades estaba diseñar un plan estratégico para los próximos cinco años. ¿En qué etapa se encuentra?

Estamos en la fase de desarrollo y diseño de este plan, evaluando algunas nuevas inversiones y ampliaciones en nuestras plantas en la región. A la vez, nos encontramos en la ejecución de las primeras etapas de éste, que incluye incluso iniciar el ensamblaje y fabricación de algunos equipos en la región.

Aquí lo importante es que estamos poniendo mucho énfasis en la ejecución correcta de nuestras actividades de servicios, revisando y analizando profundamente el desarrollo de inversiones, con el objetivo de mejorar la capacidad de respuesta hacia nuestros clientes.

Tenemos una potente base de equipos instalados en la región, y es justamente ahí donde pondremos energía. Metso tiene más de 1.500 equipos instalados en la industria minera.

¿Está contemplado realizar inversiones en el plano local?

Tenemos cinco alternativas de inversión actualmente en evaluación y, dado los volúmenes de venta, hay una positiva aproximación a que sean desarrolladas, para optimizar costos de transporte y plazos de entrega. La idea es optimizar redes globales, pero con capacidades locales.

¿Cuáles son las tendencias en las cuales están trabajando en relación al sector minero?

Uno de nuestros focos principales para el futuro es la digitalización en las plantas de procesamiento de mineral. Nosotros ya contamos con una base instalada de equipos. De hecho, estamos presentes en el 99% de las grandes mineras del país, por lo tanto, estamos avanzando en la integración y mejora tecnológica, en soluciones propias de la industria 4.0.