“En sus 40 años la compañía ha enfrentado en unas seis o siete oportunidades ciclos de baja de precios, sin embargo, diría que el último fue uno de los más duros”, reconoce el gerente general de Minera Las Cenizas, Cristián Argandoña. Esto, añade, debido a una suma de factores: lo profundo de la caída del precio del cobre, una estructura de costos de la industria más elevada de lo normal y, en tercer lugar, una serie de nuevas regulaciones que forman parte de la actividad, en relación con el medio ambiente, normativas laborales, entre otras.

Además, el ejecutivo enfatiza que para el sector de la mediana minería el reciente  periodo fue particularmente complejo, porque sus horizontes de planificación son bastante más reducidos que los de la gran minería: “Nosotros manejamos horizontes de cinco – diez años, por lo tanto, en los periodos de vacas gordas, por así decirlo, hay que guardar recursos, y juntar fuerzas y energías para enfrentar estos ciclos de baja y poder mantener los trabajos y las actividades de exploración”.

Pero Cristián Argandoña considera que empiezan a observarse señales de mejoría. Asimismo, adelanta en esta entrevista con MINERÍA CHILENA que esperan poder retomar actividades en minas que debieron paralizar durante el periodo de menores precios, y que están evaluando expandir algunas de sus plantas.

Foco en productividad

 

¿Qué estrategia utilizaron en Las Cenizas para enfrentar el ciclo de bajos precios?

La estrategia principal fue enfocarnos en la productividad, en todo sentido. Generalmente cuando uno habla de productividad se cree que es bajar costos, pero es una combinación de dos cosas: incrementar los volúmenes de producción en la medida de lo posible y manejar los niveles de costos. La compañía pudo controlar bastante sus niveles de costos de operación, bajándolos prácticamente un 20% – 25% respecto de la situación antes de la crisis, e incrementar los volúmenes de producción en aproximadamente un 8% a 10%.

¿Tuvieron que cerrar o reducir la actividad en algunas de sus operaciones?

Efectivamente, tuvimos que generar reducciones de producción en algunas faenas, fundamentalmente en minas más que en las plantas; éstas mantuvieron prácticamente todo su volumen de producción, pero sí hubo minas que paralizamos temporalmente, y que esperamos ponerlas en funcionamiento en un futuro cercano.

Minera Las Cenizas (Barreal Seco 1)

En Taltal la compañía explota tres yacimientos: Las Luces, Altamira y Barreal Seco, en la foto.

 

¿Es decir, todavía están en stand by?

El cierre de yacimientos es una variable que está (considerada) en este sistema que tenemos. No es que las minas no sirvan, cambian las estructuras, cambian los precios, cambian los métodos de explotación y, a lo mejor, pueden volver a abrir; eso es lo que estamos revisando con las faenas que tenemos con cierre temporal.

Producción

 

¿Qué impacto está teniendo para ustedes la mejor cotización del cobre?

Evidentemente es una muy buena noticia para la minería, no sólo para nosotros, sin embargo, tiene que ser tomada en su justa medida. Si bien uno tiene que tratar de aprovechar los precios altos, la estrategia de una compañía minera no se puede basar solamente en ello, porque uno no maneja el valor del cobre. Por lo tanto, el foco de las compañías tiene que estar en la productividad y en optimizar todos los parámetros de operación, con el objetivo de que cuando se produzca una baja de precios, poder soportarla mejor.

Otra clave, que a nuestro juicio también es importante, es mantener siempre un nivel de recursos y reservas lo suficientemente amplio para poder enfrentar estos periodos de mejor manera.

¿Tienen proyectos o inversiones en carpeta?

Nosotros tenemos dos faenas, una ubicada en Taltal y la otra en Cabildo. Para Taltal vemos algunos proyectos de expansión en nuestras plantas, incrementar en un 50% la producción de óxido, llevarla de 8.000 a 12.000 toneladas de cátodos de cobre por año. También tenemos en proyecto analizar la planta Las Luces para doblar la producción, en la medida de lo posible. En el caso de Cabildo (el objetivo) es consolidar la operación que tiene la faena e iniciar exploraciones más aceleradas en lo que es el área sur de esa localidad; tenemos una extensa faja de propiedad minera donde estimamos que hay una cantidad de minerales importante. Pensamos que tenemos una muy buena posibilidad de crecer.

Minera Las Cenizas Faena Tal Tal

Minera Las Cenizas pretende incrementar en un 50% la producción de su planta de óxidos, llevarla de 8.000 a 12.000 toneladas de cátodos de cobre por año.

 

¿Cuál fue la producción de Las Cenizas en 2017 y cuánto proyectan para este año?

El nivel de producción de la compañía en 2016 fue en torno a las 23.500 toneladas de cobre fino (tcf), en 2017 fueron casi 26.000 tcf y este año pretendemos estar en 27.000 – 27.500 tcf.

¿A cuánto asciende la dotación de la compañía?

Minera Las Cenizas en sus operaciones del norte de Cabildo le da empleo directo a 660 personas, e indirectamente a unas 1.700 adicionales, o sea en total casi a 2.400 personas.

Faenas del grupo minero

 

De propiedad de empresarios chilenos, liderados por el ex presidente de Sonami, Alfredo Ovalle, y del grupo extranjero AMCI, Minera Las Cenizas fue fundada hace 40 años. En la actualidad este importante actor de la mediana minería nacional posee dos faenas en el país, una en Cabildo, 160 kilómetros al norte de Santiago, y otra en Taltal, en la Región de Antofagasta. Sumando ambas localidades, cuenta con tres plantas de procesamiento de minerales: dos de sulfuros y una de óxidos.

Las operaciones de Minera Las Cenizas en Cabildo son: planta concentradora, mina Carmen – Margarita, mina Sauce y depósito en pasta de Peñablanca. En las proximidades de la localidad de La Mora se encuentra la mina Don Jaime, suspendida voluntariamente en su operación.

La planta concentradora tiene capacidad para 85.000 ton de mineral al mes, provenientes de sus propias minas, del poder de compra de minerales de Enami y de yacimientos de terceros.

En Taltal la compañía explota tres yacimientos: Las Luces, Altamira y Barreal Seco.

Para procesar su producción cuenta con dos instalaciones. La planta concentradora Las Luces, que trata el mineral proveniente de los yacimientos Las Luces y Altamira, alcanzando un beneficio de 95.000 ton mensuales. En sus procesos utiliza agua de mar, la cual es conducida por una impulsión de siete km de longitud.

También opera la planta de óxidos, que procesa 100.000 ton por mes de mineral oxidado y se abastece de la mina Barreal Seco.