Los nuevos desafíos que conlleva el Roadmap 2.0

Se incorporaron tres nuevos núcleos a la Hoja de Ruta: Exploración, Minería Verde y Nuevos Usos del Cobre.

Las realidades productivas y de contexto de la minería chilena van cambiando continuamente y en este último tiempo esto ha ocurrido de manera acelerada. Tenemos cambios en los precios, usos de los productos mineros del cobre, en la licencia social para operar y también en la opción amplia de la industria minera del uso de agua de mar, entre otros.

Todo esto nos ha llevado a revisar el Roadmap Tecnológico de la Minería del Programa Alta Ley, que ya tiene un año y medio desde su lanzamiento en 2015, para actualizar la pertinencia de los desafíos, soluciones y líneas I+D que desde ahí se sugieren, con el fin de buscar una segunda generación de proyectos que apunten a crear capacidades para solucionar los problemas actuales que enfrenta nuestra minería.

En definitiva, con esto buscamos mantener al Roadmap como un documento vivo, que va en sintonía con la realidad de la industria. Ésa es justamente parte de su esencia: lograr recoger lo que está pasando en la industria e identificar los desafíos que conlleva el futuro, desafíos en innovación, en lo tecnológico, desarrollo de proveedores, capital humano, entre otros.

Es así como hace algunos meses nos sumergimos en una etapa de reflexión y trabajo colaborativo, cuyo objetivo fue hacer una revisión, actualización, repriorización y búsqueda de nuevos proyectos asociados a esta Hoja de Ruta, análisis al cual se incorporaron tres nuevos núcleos: Exploración, Minería Verde y Nuevos Usos del Cobre.

En lo que se refiere a Exploración, tenemos desafíos en el ámbito regulatorio, pero también en temas tecnológicos. Esto se refleja en la disminución de los descubrimientos, en yacimientos que son cada vez más profundos y más pequeños, lo que hace necesario fortalecer y desarrollar nuevas capacidades en este ámbito.

En usos del cobre, el objetivo del Roadmap es abordar los problemas, cuellos de botella y desafíos, pero también identificar aquellos nichos de acción que puedan resolver temas relacionados al desarrollo de innovación, tecnología, proveedores y capital humano. Un tema clave en el contexto actual, sobre todo por la aparición de varias megatendencias, como las ERNC, particularmente la solar, la urbanización, mitigación de gases de efecto invernadero, electromovilidad, digitalización y proteínas a nivel gigantesco que permitan alimentar a la población. Esta revolución a nivel mundial abre espacios impensados para nuevos usos del cobre y también de desarrollos tecnológicos vinculados a lo que se ha denominado como minería verde.

Entre estas megatendencias, el movimiento de la generación de energía hacia las ERNC es, sin duda, una gran oportunidad para Chile. Como país tenemos condiciones incomparables y tenemos que aprovecharlas. Las compañías mineras han identificado la necesidad de descarbonizar su matriz energética y, en ese sentido, el foco que podamos poner en elementos habilitadores, como energía solar para aplicar a procesos mineros con el fin de mitigar impactos negativos, es clave para el desarrollo de esta industria y también una oportunidad única para generar conocimiento, tecnología y proveedores nacionales que atiendan las necesidades del país, pero que también se puedan exportar y puedan transformarse en proveedores de clase mundial.