Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar

Importancia de la transformación en la era digital

Lo digital per se, a través de una implementación tecnológica, nunca ha generado valor directo al negocio, y es justamente en la “transformación” donde la industria debe poner el foco.

La cantidad de estudios, papers y publicaciones acerca de la transformación digital en la industria minera demuestra el interés que existe en el tema. Iniciativas como automatización, Internet de las Cosas o inteligencia artificial, por nombrar algunas, están siendo evaluadas para entender cuál es el real aporte de valor que traen a las compañías. Pero por más interesantes que puedan ser estas tecnologías, muchas empresas no están abordando este proceso en el sentido correcto. Lo digital per se, a través de una implementación tecnológica, nunca ha generado valor directo al negocio, y es justamente en la “transformación” donde la industria debe poner el foco.

Tomemos como ejemplo la automatización robótica de procesos (RPA), la cual permite generar productividad y reducir costos de manera muy importante. No se trata de reemplazar personas por robots, se trata de optimizar los procesos y su organización, complementando la fuerza laboral humana con una digital.

Tomemos otro ejemplo como Internet de las Cosas (IoT), que posibilita obtener visibilidad de información y apoyar la toma de decisión a través de la captura de datos en la fuente y en tiempo real. No se trata de recolectar datos para hacer reportes, sino de generar alertas sobre la lectura de los datos y la posibilidad crear modelos analíticos que anticipen las decisiones en base a patrones detectados.

Mirando hacia el pasado, con la segunda revolución industrial muchas industrias, como la minería, aprovecharon la electricidad para mejorar sus procesos, pero el cambio en un comienzo no fue transformacional, sólo se reemplazaban motores a gas por los eléctricos, para seguir usando la misma infraestructura, lo que parece un error muy básico. No fue hasta muchos años después que se aprovechó su potencial con líneas de producción y nuevos layouts de las plantas. Pensar hoy en un director de transformación eléctrica sería improbable, ya que todos entendemos su potencial.

Es por esto que, entendiendo que el valor está en aprovechar el potencial que aporta la tecnología hoy para operar de manera diferente, la estrategia debe ser re-pensada, no para crear una estrategia digital independiente, sino para ajustar la estrategia de negocio sustentada en las posibilidades que las tecnologías digitales pueden ofrecer.

Como mucha literatura lo indica, la transformación digital no es un destino, sino una ruta que hay que recorrer, con altos y bajos. Mejorar la productividad sigue siendo una de las prioridades más importantes en las empresas mineras, y  si bien se han hecho esfuerzos enormes en reducir costos y optimizar las estructuras laborales, aún hay mucho espacio en donde estas tecnologías ayudan en pavimentar esa ruta de transformación, aportando nuevas formas de operar, impensadas en tiempos pasados, pero que con el avance exponencial que tiene la tecnología año a año, sólo hemos visto una pequeña parte de todo el potencial que se logrará con su uso.

Es por todo esto que incluso hablar solamente de la palabra digital termina siendo innecesario, lo mismo que tener un área digital independiente. Se debe entender todo el potencial que aporta, aceptar el cambio y embarcarse en la transformación del negocio.

Temas Asociados