Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar

El repunte de los commodities

Todo parece indicar que estamos en una fase expansiva o positiva de un ciclo de commodities que podría tener carácter permanente debido a los futuros desarrollos que tienen relación con la con la electrificación del transporte.

En el periodo más reciente hemos visto una recuperación en el precio de varios commodities, en particular en el precio del cobre, que ha vuelto al orden de los US$3 la libra. Las mejores perspectivas llevaron a que Cochilco en julio pasado elevara la proyección a US$2,64 la libra para este año, mientras que para el próximo espera un promedio de US$2,68 la libra. El hierro, por su parte, también ha mostrado avances, llegando a un promedio de US$74,45 la tonelada durante el primer semestre de 2017, luego de haber mostrado inestabilidad en los primeros meses del año.

Los fundamentos de estos dos minerales, en términos de demanda y oferta, son similares. Positiva evolución de la economía China y escasez de proyectos nuevos.

En el caso del cobre, la baja que observaron los precios en los años anteriores provocó el cierre de algunas faenas y la postergación de algunos proyectos de inversión. Si bien se esperaba una estrechez en el mercado del metal rojo para fines de la década, esta situación se ha adelantado, lo que se ha traducido en una baja en los inventarios. A esto se suma la menor producción en Chile en los primeros meses del año por el efecto Escondida, la disminución en la producción en Canadá y Mongolia por menores leyes, y las restricciones a la exportación de concentrado que aplicó el gobierno de Indonesia a comienzos de año. A los factores reales de oferta y demanda también se suman factores especulativos y de tipo de cambio, que han favorecido la valoración del mineral.

[Todo parece indicar que estamos en una fase expansiva o positiva de un ciclo de commodities que podría tener carácter permanente debido a los futuros desarrollos que tienen relación con la con la electrificación del transporte. ]

En el caso del hierro, a la inexistencia de proyectos nuevos se añaden las restricciones impuestas en China con respecto a la producción doméstica e importaciones de hierro de baja calidad. En efecto, se ha limitado la producción de hierro con contenido de fierro menor al 20%, presionando con ello al alza el precio del mineral con contenido de 62% Fe.

¿Qué esperar a futuro? El mercado de los commodities es cíclico, y factores como las expectativas y especulación generan incertidumbre. Sin embargo, debemos estar atentos a nuevos desarrollos que podrían implicar cambios importantes en la evolución de la demanda por estos minerales.

La electrificación del transporte es un ejemplo. Un auto eléctrico podría llegar a tener hasta 75 Kilos de cobre, versus los 20-30 kilos que tiene un auto convencional a combustión. A la fecha, el stock de autos eléctricos se acerca a los 1,3 millón de unidades, pero se espera que la fabricación de este tipo de vehículos crezca a tasas exponenciales en los próximos años. Volvo anunció que a partir de 2020 todos sus autos tendrían motor eléctrico, el Reino Unido y Francia se comprometieron con tener una flota 100% eléctrica hacia 2040, mientras que China se ha autoimpuesto la meta de tener más de 200.000 buses eléctricos en sus calles hacia 2020.

Estos desarrollos no sólo impulsarán la demanda de cobre, sino que también la demanda de litio, cobalto, grafito, entre otros minerales que se utilizan en baterías y otros componentes de los autos.

En síntesis, todo parece indicar que estamos en una fase expansiva o positiva de un ciclo de commodities que podría tener carácter permanente debido a los futuros desarrollos que tienen relación con la electrificación del transporte.

Temas Asociados


Otras publicaciones del autor