Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar

Construyendo consensos hacia una política minera

Sabemos que se viene un año vertiginoso, marcado por las elecciones, y nuestro desafío es ahora dar continuidad a este esfuerzo conjunto.

En 2016 Alta Ley marcó un hito con el lanzamiento del Roadmap 2015-2035 de la minería chilena, en el que están contenidos los principales desafíos de corto, mediano y largo plazo para el sector. Un documento que implicó más de 1.600 horas de trabajo, 70 entrevistas, la participación de más de 90 actores, 63 instituciones involucradas y que dieron como resultado la identificación y priorización colaborativa de 17 desafíos, 58 soluciones y 109 líneas I+D en la minería chilena.

Sin duda, un esfuerzo colectivo, en el que participaron una gran diversidad de actores –autoridades, compañías mineras, proveedores, emprendedores y representantes de la academia–, que nos deja un aporte muy relevante para lograr una minería virtuosa, inclusiva y sustentable. Una Hoja de Ruta que, además, nos convierte en un ejemplo para la minería a nivel mundial.

Así lo hizo notar el embajador de Australia, Sr. Timothy Kane, quien sostuvo que “el Roadmap de la Minería Chilena al 2035 es un ejemplo de colaboración y de buena práctica a nivel mundial, y ha provocado nuestra curiosidad y algo de envidia”. Incluso aconsejó a los australianos que miraran con “atención lo que aquí está pasando. Hay nuevas energías, mucho capital social que se está construyendo, y muchas posibilidades de asociaciones y de negocios. Hay mucho espacio para buscar colaboración y beneficio mutuo”.

Y es que la asociatividad ha sido clave para ir avanzando en nuestro doble objetivo: por un lado fortalecer y dinamizar la minería chilena para mantener y consolidar nuestro liderazgo a nivel mundial; y por otro, fomentar un sistema de innovación abierta que aproveche la existencia y liderazgo de esta industria y empuje a nuestro país definitivamente al desarrollo.

Nos alegra ver que todo este trabajo ha ido dando frutos. Actualmente contamos con siete proyectos asociados directamente al Roadmap, que hemos denominado como “frutos tempranos” de nuestra Hoja de Ruta, ya en funcionamiento.

Sabemos que se viene un año vertiginoso, marcado por las elecciones, y nuestro desafío es ahora dar continuidad a este esfuerzo conjunto. Contamos con un gran equipo, un Consejo Directivo comprometido, con visión de futuro y compartida. Quien quiera que se asome a mirar lo que está sucediendo en Alta Ley y en el ecosistema minero, no sólo en términos de sus frutos visibles –como los proyectos–, sino también en el potencial de esta forma de trabajo colaborativa como una fórmula promisoria y de futuro, verá la conveniencia y necesidad de dar continuidad a estos esfuerzos.

La minería es nuestra principal industria, es nuestro emblema a nivel global, y en un mundo ávido de cobre y recursos naturales, la actividad minera tiene el potencial de llevarnos a la economía del conocimiento. No podemos darle la espalda a nuestra principal actividad productiva. Nuestro compromiso es con Chile y es por ello que este 2017 seguiremos trabajando con mucho ánimo para hacernos cargo de los desafíos que nos convocan.

Continuaremos con el seguimiento de los frutos tempranos y pondremos foco en incorporar nuevos proyectos, de más largo plazo y de mayor impacto en términos, por un lado, de la productividad de la minería, y por otro, de instalar a Chile no sólo como un gran productor de minerales, sino también como un exportador de minería. Esa es nuestra visión y para allá vamos.

Temas Asociados