(Pulso) La peor agitación civil de Chile en décadas significa que la República Democrática del Congo es una propuesta más atractiva para la inversión minera, según el multimillonario estadounidense-canadiense Robert Friedland.

Mientras que Chile, principal productor mundial de cobre, busca medidas para sofocar los disturbios sociales que estallaron el mes pasado, la elección del presidente Félix Tshisekedi a principios de este año ha mejorado las perspectivas en el Congo, dijo Friedland en la conferencia Mines and Money (Minas y Dinero) en Londres este lunes.

Ivanhoe Mines Ltd., fundada por Friedland, está desarrollando el segundo mayor proyecto de minería de cobre del mundo en el Congo, cuya producción comenzará en 2021.

Chile es ahora un “lugar terrible para invertir en minería, mientras que el Congo es un gran lugar”, dijo.

Durante más de dos décadas, Friedland, inversionista en minas, y su pequeño equipo han realizado algunos de los mayores descubrimientos de minerales en el mundo.

Además de desenterrar el depósito de cobre más grande de África, otros proyectos incluyen la construcción de la mina de cobre y oro Oyu Tolgoi en el desierto de Gobi de Mongolia y el descubrimiento del depósito de níquel de la Bahía de Voisey en Canadá, que vendió en 1996 por más de US$3.000 millones. Ivanhoe también está desarrollando una mina de platino en Sudáfrica.

“Les extiendo mi sentido pésame”, dijo Friedland, al comentar sobre inversionistas en Chile. El multimillonario es conocido por sus comentarios controvertidos.

El Congo también tiene sus propios problemas que abordar. Las empresas que extraen y compran cobre y cobalto del Congo deben hacer más para luchar contra la corrupción y el trabajo infantil en el país, dijo la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos a principios de este mes.

Superar a Escondida

Esta no es la primera vez que Friedland desafía a la industria minera local, en abril, en el marco del Cesco Week que se desarrolla anualmente en Santiago, el multimillonario había señalado que el proyecto Kamoa-Kakula de Ivanhoe en la República Democrática del Congo podría con el tiempo disputar a la chilena Escondida la condición de ser la mina de cobre más grande del mundo.

“Vamos a pisar los talones a Escondida para ver quién será el mayor productor de cobre en el mundo”, aseguró. La mina apunta a producir 700.000 toneladas por año, lo que la convertiría en la segunda más grande, pero “no hay razón por la cual no se pueda duplicar”, señaló Friedland.

En contraste con buena parte del sector cuprífero chileno, que opera a gran altura en la cordillera de los Andes, no hay “hielo ni nieve” en el país africano, recordó.

“Chile tiene competencia de Mongolia y del Congo, así que bienvenidos al futuro, ha llegado”, indicó en dicha ocasión.