(Reuters)  El grupo minero Antofagasta Minerals dijo el miércoles que las protestas en Chile podrían recortar sus volúmenes de extracción de cobre en cerca de 5.000 toneladas, equivalentes a menos del 3% de la producción del tercer trimestre, ante los retrasos en envíos de suministros y problemas de traslado de sus trabajadores.

La minera chilena con operaciones de bolsa en Londres, que tiene cuatro faenas en el país sudamericano y emplea a cerca de 19.000 personas, mantuvo sin cambios su previsión anual de una producción de entre 750.000 y 790.000 toneladas de cobre este año pero dijo que la extracción de 2020 sería menor, a un rango de entre 725.000 y 755.000 toneladas.

Antofagasta Plc produjo 197.000 toneladas de cobre en el tercer trimestre, una baja de 0,8% respecto a los tres meses anteriores pero un aumento frente a las 188.300 toneladas producidas en el mismo periodo del año previo.

Unas de las principales minas de Antofagasta, Los Pelambres, está situada a 240 kilómetros al noreste de Santiago, que junto a otras ciudades de Chile se ha visto convulsionada por protestas contra el Gobierno en los últimos días. Los manifestantes están exigiendo cambios radicales que permitan mejoras en las difíciles condiciones de vida.

Más protestas están previstas para el miércoles en Chile, junto a una huelga generalizada de varios gremios de trabajadores. Las manifestaciones incluirán al sindicato de la cuprífera estatal Codelco -la más grande del mundo-, lo que podría abrir un nuevo frente en la crisis.

Varias de las principales mineras del mundo, incluyendo BHP Group Ltd, Anglo American Plc y Teck Resources Ltd, tienen operaciones en Chile, el mayor productor de cobre global.

Los trabajadores sindicalizados de la mina Escondida de BHP, la mayor operación de cobre del mundo situada también en Chile, realizaron el martes una paralización en muestra de solidaridad con las protestas, pero el Gobierno dijo el fin de semana que los yacimientos del país operaban con normalidad.

Antofagasta, que está controlada por la acaudalada familia chilena Luksic, ha estado reduciendo costos para afrontar la caída de los precios del cobre y ha negociado varios contratos colectivos con sus trabajadores.

Este mes, la compañía negoció con sus trabajadores en un intento por evitar una huelga en su pequeño yacimiento Antucoya, aunque líderes sindicales han dicho que ha habido pocos progresos en las conversaciones.

En su informe del martes, Antofagasta dijo que los costos efectivos netos en el tercer trimestre bajaron a 1,12 dólares por libra.