(El Mercurio) A junio de este año y respecto del mismo período del año anterior, la ley de concentrado de cobre de Escondida cayó 12%, y si se mira un poco más atrás, este indicador ha retrocedido un 35% en los últimos cinco años.

La situación que enfrenta la mina de cobre más grande de Chile en términos de producción es común a toda la industria local y tiene a Daniel Malchuk, presidente de Minerals Americas de BHP, la multinacional que opera el yacimiento antofagastino más convencido que antes de que la frase que pronunció en abril del año pasado, en medio de la negociación colectiva de esta misma faena: «La minería de la abundancia quedó atrás».

El ejecutivo asegura que hasta han podido contrarrestar el deterioro de las condiciones geológicas de los yacimientos que operan utilizando para ello una estrategia basada, en el caso de Escondida, en aumentar la eficiencia y la productividad de las plantas de proceso, lo que les ha permitido mantener los niveles de producción dentro de,os rangos habituales, que superan el millón de toneladas de cobre fino al año.

[Sigue leyendo este tema en la edición impresa del diario]