En el marco del seminario “Implementación de la Ley REP – Neumáticos Fuera de Uso: Implicancias para la Minería”, organizado por Sonami, Guillermo González, jefe de la Oficina de Economía Circular del Ministerio del Medio Ambiente, expuso los retos que conlleva la gestión de este elemento en la normativa.

[VEA TAMBIÉN: «Reciclaje de neumáticos en la gran minería», columna de opinión de Joaquín Villarino»] 

En la instancia, el profesional expuso que en 2018 el nivel de valorización de los neumáticos llegó al 17%, a través del recauchaje, reciclaje de material, coprocesamiento y valorización energética; en circunstancias de que se estiman 390.000 toneladas de neumáticos fuera de uso acopiados.

En ese contexto, Javier Obach, jefe de la Unidad Ambiental de la División Ambiental y Cambio Climático del Ministerio de Energía, destacó que ante el cierre de centrales a carbón que se realiza en Chile, que implicará la salida de 1.047 MW a 2024, una de las opciones que se baraja es la conversión de residuos en energía, también conocido como Waste to Energy (WTE).

 

En ese escenario, es de interés la utilización de los neumáticos fuera de uso (NFU) como un mecanismo para reemplazar otros tipos de combustibles, mencionando que en 2017 se destinaron 954 toneladas de neumáticos a incineración cementera.

 

En relación al proceso que se utiliza para posibilitar el uso de los neumáticos como combustible, detalló que consta de las siguientes etapas:

– Pretratamiento

– Conversión

– Recuperación energética

– Tratamiento de emisiones

Retos y beneficios

El profesional del Ministerio de Energía comentó que de acuerdo a un estudio de la Agencia de Protección del Medio Ambiente de Estados Unidos, los neumáticos producen la misma cantidad de energía que los derivados del petróleo, y un 25% más que el carbón; además de posibilitar una reducción de emisiones de CO2, gracias al menor transporte de insumos energéticos y la sustitución de combustibles.

Junto con ello, Javier Obach, se refirió a los desafíos que implica la valorización energética de los neumáticos fuera de uso, entre los que se encuentran los tiempos de entrada en funcionamiento de las plantas WTE para cumplir las exigencias de la normativa REP.

A ello se suman una serie de aspectos normativos, relacionados por ejemplo con considerar los NFU como combustible derivado de neumáticos (TDF), desde el momento en que es entregado a una instalación de tratamiento; además de las necesidades de capacitación y mano de obra especializada relacionada con ese tipo de tecnologías.