(Pulso) Es definitivo. Hace unos días el Juzgado Civil de Santiago desestimó el recurso de la compañía canadiense SNC-Lavalin, que buscaba dejar sin efecto la resolución que ordenó la liquidación forzosa y la cesión de sus bienes para solventar la deuda adquirida con la empresa TecnoCyS por un monto superior a los $18.500 millones. La misma empresa, fue la que hace unos años se adjudicó un contrato de US$260 millones para construir dos plantas de ácido en la fundición de Chuquicamata, de Codelco. Así, la quiebra de SNC-Lavalin en Chile, ya es un hecho y no existen más recursos para revertir la situación.

“Se da luz verde para seguir adelante con el proceso de liquidación forzosa, que incluye el nombramiento del liquidador, la incautación de los bienes y todas las actuaciones que conlleva un proceso de quiebra”, explicó el abogado demandante Luis Gálvez.

Asimismo, el dictamen autoriza para que todas las cuentas corrientes que la firma internacional mantiene en el extranjero, puedan ser incautadas para que el liquidador pueda disponer de esos fondos y ordenar los pagos pendientes. Lo anterior puede repercutir a nivel internacional, pues se trata de una compañía multinacional -que tiene sede en Quebec- que cotiza en la Bolsa de Valores de Canadá y que mantiene grandes contratos vigentes en el contexto global de sus operaciones.

Además, el fallo condenó en costas a SNC-Lavalin, es decir, deberá asumir todos los gastos operacionales asociados al proceso civil.

La acción judicial fue presentada por TecnoCyS en abril pasado luego que SNC-Lavalin no cumpliera con los pagos establecidos en el contrato para la construcción de las plantas de ácido sulfúrico para la Fundición Chuquicamata, una vez que en marzo Codelco pusiera fin anticipado al contrato con la empresa canadiense por las demoras en los trabajos, provocando para la minera estatal, millones de dólares en pérdidas.

También, SNC-Lavalin es investigada penalmente por el Ministerio Público por el presunto delito de estafa respecto a la misma empresa chilena TecnoCyS, tras la querella interpuesta contra cuatro directivos de la firma extranjera.