«La esperada caída en la ley de cobre provocó un 12% de menor producción de Escondida durante el primer semestre de 2019, en comparación con el mismo período del año anterior. En tanto, las ganancias e impuestos disminuyeron en un 30% y 35%, respectivamente», informó este lunes la compañía, al dar a conocer sus resultados de primera mitad del año.

La producción de cobre a junio fue de 569.960 toneladas -compuestas por 444.143 toneladas de cobre contenido en concentrados y 125.817 toneladas de cátodos de cobre-, lo que se compara con las 647.314 toneladas producidas en el mismo periodo de 2018.

La minera detalló, además, que los ingresos ordinarios asociados a ventas fueron de US$3.537 millones, lo que representó una baja de un 17%. «Esto se debió, principalmente, al menor precio (US$2,80/lb versus US$3,14/lb) y a la menor producción», indicaron desde la minera.

Los costos -excluidos los financieros netos- fueron de US$2.381 millones, un 7% más bajos que en similar lapso del pasado ejercicio.

La ganancia neta del periodo, en consecuencia, fue de US$760 millones, un 30% menor que la obtenida  en los primeros seis meses de 2018.

En tanto, entre enero y junio Escondida contabilizó impuestos a la renta e impuesto específico minero por un total de US$339 millones, un 35% menor que doce meses atrás