La Sociedad Nacional de Minería (Sonami) criticó la decisión de la Corte Suprema, que ordena al Tribunal Ambiental de Antofagasta pronunciarse por materias que omitió en relación al proyecto Dominga.

Diego Hernández, presidente de la gremial, calificó como decepcionante el fallo del máximo tribunal, por cuanto conlleva dilatar aún más la decisión de fondo respecto a este proyecto de inversión, que lleva más de dos años a la espera de un pronunciamiento definitivo.

[VEA TAMBIÉN: Proyecto Dominga vuelve a Tribunal Ambiental: Corte Suprema le ordena pronunciarse por temas que omitió]

“Este es un proceso que se ha extendido en el tiempo sin explicación y ello afecta la certeza jurídica, ya que los inversionistas están viviendo una verdadera pesadilla con evaluaciones tortuosas, judicializaciones y diversas instancias de discusión, sin que haya una resolución definitiva. En los procesos de evaluación ambiental los sí deben ser estables y los no rápidos”, sostuvo.

Politización del proceso

El directivo de Sonami afirmó que, en el caso de Dominga, claramente ha habido consideraciones políticas y no técnicas para un proyecto que ha cumplido con toda la reglamentación ambiental.

“En reiteradas ocasiones hemos sostenido que la evaluación ambiental debe ser técnica, pero en este caso la alta politización de este proyecto, que incluyó la renuncia de ministros y la judicialización del proceso, genera un manto de dudas respecto a la eficiencia en el funcionamiento de la institucionalidad ambiental. Para cualquier inversionista es complejo poder enfrentar y sustentar por tanto tiempo una iniciativa de inversión sin tener claridad respecto de si será o no aprobada”, agregó Hernández.

Junto con ello, el presidente de Sonami manifestó su esperanza de que el proyecto que vuelve al Primer Tribunal Ambiental permita, por fin, terminar con este interminable proceso, que se ha caracterizado por la falta de decisión de las distintas instancias que han revisado esta iniciativa de inversión.