(Pulso) Sus primeras definiciones públicas como presidente ejecutivo de Codelco entregó este jueves Octavio Araneda, quien encabezó una actividad interna con los colaboradores que fue transmitida vía streaming a todas las divisiones.

Esto, en medio de una gira que realiza Araneda por las operaciones de la Región de Antofagasta. La idea es luego repetir estas visitas al resto de las divisiones. En la ocasión, el ejecutivo que sucedió a Nelson Pizarro se manifestó pesimista sobre el mercado del cobre, asegurando que no ve señales de repunte. Por ello, hizo un llamado a los trabajadores a focalizarse en aspectos de productividad en lo que queda del año, teniendo en cuenta que los excedentes del primer semestre, y que fueron dados a conocer a fines de agosto, mostraron una caída de 74% en comparación con la primera mitad de 2018, con excedentes por US$318 millones en el período.

Araneda indicó que existe una imperiosa necesidad de revertir los resultados, para lo cual se debe avanzar incrementando en 30% la productividad en los meses que restan de 2019. “La solución está fundamentalmente en nuestras manos (…). El mandato es preciso: debemos transformar a Codelco en una empresa del segundo cuartil de costos de la industria de aquí a 2022”, enfatizó.

“A diciembre tenemos que dar vuelta el partido y se puede. Si logramos seguir nuestra planificación en productividad estaremos 30% por encima de los resultados del primer semestre y esto es fundamental para asegurar el futuro de Codelco”, planteó Araneda.

La guerra comercial

Otro tema que abordó fue el momento que viven los mercados, puntualmente el del cobre, que se ha visto severamente afectado por la denominada “guerra comercial” entre EE.UU. y China. Al respecto, Araneda hizo un diagnóstico bastante crudo y aseguró que, por ahora, no se vislumbra una recuperación en el horizonte. Por ello, cree que se deben focalizar en aquellos aspectos de los que sí tienen el control, como la productividad.

“El precio del cobre no lo controlamos, pero sí podemos usar nuestra inteligencia, experiencia, liderazgo y trabajo en equipo para lograr esos resultados. La solución está fundamentalmente en nuestras manos, no viene de afuera y tenemos un potencial de mejora gigantesco que podemos capturar. La invitación es a creer que a través de estas herramientas vamos a consolidar nuestros objetivos y sortear este período complejo que estamos viviendo”, indicó el ejecutivo, a la vez que agregó que no tiene un buen pronóstico en los mercados dada la pugna en que se han visto enfrentadas las grandes potencias por los aranceles de importación.

“Tenemos que concentrarnos y cumplir con el compromiso que adquirimos: entregar los recursos suficientes y no aumentar en forma significativa la deuda de Codelco. Todo indica que el precio del cobre no va a mejorar el próximo año, la guerra comercial es de difícil pronóstico”, resaltó finalmente el ejecutivo.