La empresa Chilena  MIRS lanzó una solución robótica desarrollada completamente en territorio nacional para el revestimiento de SAG y molinos de bolas, en un evento internacional que tuvo lugar este jueves en las instalaciones de pruebas industriales que posee la compañía, subsidiaria de la empresa HighService Corp., en San Bernardo.

Los principales actores del sector minero, liderados por el ministro de Minería, Baldo Prokurica, y más de 40 ejecutivos de compañías de minería e ingeniería de Chile y Perú, tuvieron la oportunidad de presenciar un modelo a escala real de un molino SAG de 36″, y la operación del EMMR (External Mill Maintenance Robot), el primer sistema totalmente automatizado del mundo que realiza esta operación de forma autónoma y sin intervención humana.

 

“La minería tiene el desafío de cambiar la forma en que extraemos y producimos metales y minerales. Es ahora cuando la industria tiene la posibilidad de transformar sus procesos y reanudar sus índices de productividad y competitividad, y es por eso que la incorporación de tecnologías e innovaciones son totalmente necesarias para afrontarlo, en un proceso donde la robótica juega un papel muy importante”, señaló el presidente y CEO de HighService Corp, Hugo Salamanca.

Reducción en tiempos de trabajo

El proceso de cambio de revestimientos es una tarea que, en el caso de los molinos SAG, debe realizarse cada tres o seis meses y, en el caso de los molinos de bolas, cada 8 a 18 meses, dependiendo de la dureza del mineral.

Hasta ahora, la única forma de ejecutarlo era a través del trabajo manual, realizado por un equipo dentro y fuera del molino con el apoyo de máquinas hidráulicas manuales, en un entorno de alto riesgo, que constituye la causa principal de la falta de disponibilidad del molino de una planta concentradora durante este periodo.

«Minimizar el tiempo para ejecutar el revestimiento del molino es una condición que la industria siempre ha exigido», dice Igor Elías, gerente del Área Comercial de MIRS Mill Reline. «Esta innovación en el mantenimiento de la planta reduce los tiempos de mantención y aumenta la seguridad de los trabajadores», agrega.

Para cumplir con los requisitos de sus clientes, el sistema automatizado MIRS incrementa la calidad, la seguridad y la velocidad de la operación al reemplazar la mano de obra por la acción colaborativa de robots de hasta seis toneladas, que operan en paralelo a una velocidad que alcanza hasta dos metros por segundo, reduciendo el tiempo total de la operación en aproximadamente un 40%. «Una detención de 100 horas con el sistema convencional disminuirá a 60 horas con el uso de EMMR e IMMR», dice Igor Elías.