Dialogar en torno a los desarrollos técnicos que ofrece el mercado en el ámbito de los molinos de presión y sus ventajas frente a la molienda SAG, junto con los factores que deben ser considerados con miras a una implementación exitosa, fue uno de los objetivos del seminario “Nuevas Tecnologías que Revolucionan la Minería«, organizado por la asociación gremial Voces Mineras, en conjunto con el Colegio de Ingenieros.

En la instancia, Egbert Burchardt, Head of Process Engineering de thyssenkrupp Industrial Solutions A.G., expuso los avances de la compañía en torno a los molinos de rodillo a presión.

El profesional aseguró que esta tecnología presenta una mayor eficiencia en términos de energía, siendo además menos sensible a la variabilidad del mineral. A ello se suma una baja en los costos de operación, junto con una reducción en la huella de carbono (por el menor consumo de energía).

Su intervención fue seguida por la de Juan Collao, Senior Mining Sales Manager, y Raúl Noriega, Capital Equipment Sales Manager-Comminution de Metso Chile, quienes detallaron las características del HRC que comercializa la compañía, haciendo hincapié en su perfomance y robustez, en comparación a los molinos SAG, que ofrece menores Opex.

Los ejecutivos destacaron que al disponer de equipos más grandes, es posible tratar material de mayor tamaño, lográndose un capex reducido y mayor confiabilidad. Cabe destacar que en el marco del seminario, Metso aprovechó de lanzar la nueva generación de su tecnología HRC, con mejoras respecto a su versión anterior.

Adaptar la tecnología

La jornada contó con la participación de Francisco Walther, vicepresidente de Proyectos de Antofagasta Minerals, quien expuso la visión de la compañía respecto de estas nuevas tecnologías disponibles en materia de molinos.

Es así como mencionó que en Los Pelambres, el comportamiento del molino SAG ha sido satisfactorio en todos sus parámetros, pese al aumento progresivo de la dureza del mineral, la cual ha podido ser gestionada con los equipos disponibles; de hecho optaron por una nueva línea en base a esta tecnología para la ampliación de esta mina.

Por el contrario, en el caso de Minera Centinela ha sido necesario responder de manera distinta, por la mayor dureza y la heterogeneidad del material; ante lo cual se evalúa la incorporación de la tecnología de rodillos.

El ejecutivo comentó que al comparar el molino SAG con el de rodillos, esta última tecnología, pese a tener un mayor capex, presentar un menor opex, por la disminución en los aceros de consumo (bolas de molienda, por ejemplo) y en los costos de mantención, así como por requerir menos equipos auxiliares.

Afirmó que se está ante una tecnología probada y exitosa, ante lo cual el reto es hacer un buen diseño, con miras a concretar su implementación.

Su visión fue complementada por Eric Zepeda, vicepresidente de Operaciones de Sierra Gorda SCM, quien se refirió a las lecciones que ha dejado la utilización de molinos de rodillo a presión en la faena, siendo los primeros que lo han realizado en Chile.

Vinculado a ese punto, comentó que más allá de las mejoras técnicas que pueden entregar las nuevas tecnologías, es relevante considerar que dichas soluciones no serán adecuadas para todos los yacimientos, debido a que en el resultado último confluyen factores como el modelo de gestión de la operación, características del mineral, etc.

Este aspecto también fue abordado por Álvaro Aliaga, vicepresidente de Operaciones Norte de Codelco, quien se refirió a la importancia de un trabajo mancomunado con los proveedores, con el fin de adaptar las soluciones tecnológicas a los requerimientos de cada operación minera.

En su intervención, aludió a la necesidad de contar con un buen diagnóstico, para definir las soluciones necesarias, y seguir empujando la transformación de las personas, de manera de disponer la institución a lo que se viene.