(Pulso) La sequía que se ha acentuado este año en el país tiene preocupada a la industria minera por el abastecimiento de agua que necesitan para sus procesos. Precisamente en la jornada de ayer, Iván Arriagada, presidente ejecutivo de Antofagasta plc -minera ligada a la familia Luksic-, se refirió al asunto en conferencia con inversionistas.

En la instancia, Arriagada admitió que la sequía de la zona central se ha convertido en un tema de importancia. “Hemos estado bajo sequía durante varios años y creo que este año, en particular, ha sido bastante seco en términos de suministro de agua. Entonces es un riesgo y un problema”, señaló. En relación con las operaciones de sus faenas en lo que queda de año, el ejecutivo sostuvo que no ven riesgos, porque están “bien cubiertos”.

Sin embargo, el CEO de Antofagasta plc advirtió que si las condiciones climáticas se mantienen, es decir, si continúa la sequía, es obvio que ese riesgo aumenta desde 2020. “Si esto continúa, creo que para la industria, esto puede convertirse en un problema en 2020 y para nosotros también”, agregó.

Plan de contingencia

Dado este escenario, en la minera ligada a la familia Luksic están tomando medidas para enfrentar la sequía. Uno de los principales proyectos para hacer frente al problema es la construcción de una planta desaladora en la mina Los Pelambres. Sin embargo, esta estará operativa en 2021, por lo que en 2020 se acentuaría la falta de agua en la faena, si es que la situación permanece. Además, Arriagada dijo que están muy enfocados en usar el agua de manera eficiente.

“Una de las cosas es que estamos reduciendo la descarga de agua en los relaves en Pelambres, asegurando que aumentemos el porcentaje de sólidos, que ayuda a reciclar más agua. Tenemos esta tecnología de relaves espesados ​en Centinela y algo de eso podemos aplicar en Pelambres. Por lo tanto, debemos ser más eficientes en el uso del agua y reducir la descarga”, explicó a los inversionistas.

A esto se le suma que se están asegurando de que sus sistemas de agua de entrada y transporte estén administrados en forma óptima, completamente sella y sin fugas. “Estamos gestionando el agua de manera muy consciente con respecto a ser capaz de recircular y reutilizar el mayor porcentaje de agua”, dijo el ejecutivo.

Por último, enfatizó en que si la sequía continúa, “el riesgo comienza a aumentar para nosotros y para todos, pero tenemos la planta desaladora en construcción, que nos da a medio plazo una buena respuesta a eso”.