Diego Hernández, presidente de la Sociedad Nacional de Minería (Sonami), expresó la preocupación del gremio por la resolución del Tribunal Ambiental de Valdivia, que anuló la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) favorable del proyecto Tronaduras en Mina Invierno.

“Esta es una muy mala noticia, porque en la práctica significa volver a cero la tramitación ambiental de este proyecto, afectando la certeza jurídica en nuestro país”, sostuvo el directivo gremial.

Junto con ello, expresó que la resolución confirma que el Tribunal Ambiental de Valdivia tiene una actitud antiminería, “lo que aumenta el riesgo de cualquier proyecto de exploración y explotación desde la Región de Ñuble hasta Magallanes, esterilizando todo el potencial minero que tiene esa zona en perjuicio de esas regiones y el país”.

[VEA TAMBIÉN: Sonami: Es necesario agilizar tramitación y robustecer validez de permisos ambientales]

Hernández agregó que la decisión del Tribunal Ambiental levanta una alerta en la minería nacional, no solo por la falta de fundamento jurídico y técnico sino porque el impedimento de realizar tronaduras, en la práctica, implica el fin de la actividad minera, en este caso en la Región de Magallanes. “Esta medida es desproporcionada y el argumento del componente paleontológico es una excusa para asfixiar a la empresa”, sostuvo.

De manera adicional, el presidente de Sonami expresó que “este es un proyecto que habiendo cumplido con los requisitos legales y obtenidos los permisos correspondientes, ha sido objeto del inexplicable actuar del Tribunal Ambiental de Valdivia. Se trata de un hecho que daña gravemente la confianza en la institucionalidad y el clima para el desarrollo de negocios y la inversión”.