(Pulso) Bolivia y China suscribieron este martes un acuerdo para la conformación de una empresa orientada a construir una planta de carbonato de litio, cuya inversión supera los US$1.000 millones, como parte del proceso de industrialización de ese recurso en el país sudamericano.

La firma del documento la realizaron el gerente general de Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB), Juan Carlos Montenegro, y el gerente general para Sudamérica de la empresa china Xinjiang TBEA Group Company, Zheng Yan, en la Casa de Gobierno en La Paz.

Durante el acto, el viceministro boliviano de Altas Tecnologías Energéticas, Luis Alberto Echazú, indicó que la planta procesará la “salmuera remanente” para producir litio metálico, que es un producto de “alto valor de un uso en tecnología de punta”.

Bolivia “va a ser uno de los pocos países en el mundo que va a producir litio metálico”, remarcó.

Se espera que la nueva planta que se construirá en el salar de Pastos Grandes del departamento de Potosí esté en marcha en los próximos dos a tres años, afirmó el viceministro.

El acuerdo establece la constitución de una “empresa mixta” en la que el estado boliviano tendrá el “51% de las acciones”, afirmó el ministro boliviano de Energías, Rafael Alarcón, tras la rúbrica del documento.

“La asociación que estamos formando el día de hoy es parte de la cadena de industrialización, es la parte posterior a la explotación de los recursos evaporíticos”, mencionó el ministro.

Durante el acto se precisó que la inversión en la planta de carbonato de litio será de unos US$1.100 millones, aunque todavía esa cifra es “preliminar” y podría variar de los estudios de “prefactibilidad” y de “diseño final” que se realicen.