(El Mercurio de Antofagasta) «Antofagasta enfrenta un escenario emergente sustancialmente distinto a aquel que se generó a partir de fines de los años 80, por cuanto ya no están presentes los principales impulsores del dinamismo económico del sector minero y de la región: ni procesos de rápida expansión de la producción de cobre, ni altos precios, ni altos niveles de inversión».

Parte de las conclusiones del informe «Superciclo del Cobre y sus efectos en la región de Antofagasta» que fue analizado en el seminario «Minería y desarrollo», organizado por el Consejo Minero, describe lacónica y sintéticamente, una nueva etapa, inédita en el desarrollo de la principal actividad productiva del país.

El seminario -realizado la semana pasada- permitió que por primera vez el directorio en pleno del Consejo Minero sesionara en la región. Fue, además, la oportunidad en la cual diversos representantes locales tuvieron la posibilidad de reunirse con los principales actores de la industria minera a fin de plantear sus principales inquietudes respecto al futuro de la actividad.

La charla evidenció la necesidad de establecer un diálogo más permanente y profundo entre los gobiernos locales, la sociedad civil y los representantes de la industria.

Hoy en tanto representantes de la industria minera, empresarios y autoridades se darán cita en la Cena de Minería, organizada por la Asociación de Industriales de Antofagasta (AIA). De vista al evento, algunos actores locales abordan los principales desafíos que enfrenta el nuevo ciclo minero en la región.