Demoró casi 15 años en concretarse desde su primera ingeniería, periodo no exento de dificultades y ajustes, pero este miércoles 14 Codelco celebra la concreción de un gran hito minero: la inauguración de Chuquicamata Subterránea.

Esta iniciativa es uno de los principales proyectos estructurales de la compañía, porque le permitirá extender la vida de esta más que centenaria faena, pero ahora mediante explotación subterránea, con una etapa de transición de siete años con el rajo, hasta alcanzar la capacidad productiva prevista de 140.000 tpd.

“Chuquicamata no es un proyecto más, es único. Su complejidad y magnitud no tiene parangón en el mercado chileno; nunca se había hecho una iniciativa de esta envergadura”, afirma Gerhard Von Borries, vicepresidente de Proyectos, unidad responsable del desarrollo y construcción de estas mega estructura (ver entrevista).

Porque todo lo referente a Chuquicamata Subterránea es enorme: una inversión de US$5.500 millones; tres niveles de profundidad, con un total de más de 898 metros desde el fondo del rajo actual y más de mil metros desde la superficie; más de 13.000 empleos generados en la etapa de mayor apogeo de la ejecución del proyecto; 142 kms de túneles proyectados, por mencionar algunas cifras.

Esta celebración también marca la despedida de Nelson Pizarro de la presidencia ejecutiva de Codelco, cuya impronta se hizo sentir a la hora de sacar adelante este y los otros proyectos estructurales de la Corporación, fundamentales para mantener la producción futura de la estatal. A partir de septiembre lo sucederá un ejecutivo formado en la empresa: Octavio Araneda.

Los invitamos a leer nuestra edición especial de MINERÍA CHILENA, con una completa cobertura de lo que ha sido la materialización de esta iniciativa http://www.mch.cl/revistas/chuquicamata-de-rajo-a-mina-subterranea/

Relacionada: La transformación de una faena centenaria 

También le interesará: Reflexiones y saludos ante un trascendental cambio