(Pulso) Las negociaciones colectivas que Minera Escondida -de propiedad de la australiana BHP- cerró en el último año con sus trabajadores fueron las de mayor costo en términos de beneficios finales.

 Así lo arrojó un análisis a 53 procesos de este tipo que se desarrollaron en el sector entre 2017 a la fecha , el que mostró que la negociación colectiva entre la minera y el sindicato interprempresas -disidentes del sindicato 1- es la que implicó un mayor valor por trabajador, si se consideran los beneficios totales y los meses de duración del contrato colectivo. Estos no consideraron los costos de reajuste.

Los miembros de este agrupación firmaron un contrato colectivo a 24 meses, por un total de beneficios de $11,5 millones (sin considerar préstamo blando), lo que implica $ 479.167 mensuales.

El sindicato 1 de Escondida, en tanto, si bien logró mayores beneficios en términos monetarios ($17 millones, sin préstamo blando), firmó un contrato a 36 meses, lo que implica unos $ 472.222 mensuales. Así, se ubicó en el segundo lugar.

El tercer lugar, en tanto, lo ocuparon los cinco sindicatos de trabajadores rol B de El Teniente, que alcanzaron beneficios por $16,2 millones con un contrato a 36 meses, lo que implica $450 mil mensual.

La industria

Si se consideran las cifras de los 53 procesos analizados, se desprende que los beneficios promediaron $8,5 millones, con valores mensuales de $249 mil. Sin embargo, en este caso los extremos van desde beneficios por $17 millones en la parte más alta (sindicato 1 de Escondida), a $1,9 en la más baja (negociación de Kinross con sindicatos 1 y 2 de Maricunga).

Así, de las 53 negociaciones analizadas, 27 se cerraron en forma anticipada (50,9%); 23 en el marco de los tiempos de la negociación reglada (43,3%); y sólo tres (5,6%) llegaron a huelga.

Fuentes de la industria señalaron que tras el fin del súper ciclo del cobre ha habido un mayor control y cautela por parte de la industria, principalmente de Codelco, donde “se nota que la compañía y los sindicatos tomaron conciencia de que el período de bonanza ya pasó”.

Reforma laboral

El ex director nacional de la Dirección del Trabajo, Marcelo Albornoz, señaló que en los últimos procesos de negociación colectiva se aprecian algunos resultados de la Reforma Laboral, entre ellos la existencia de menos huelgas, aunque más largas.

“Habiéndose limitado de forma tan extrema los reemplazos, especialmente el interno, ha existido una mayor tendencia a huelgas largas (…). Este factor de la reforma ha tenido el efecto de incentivar huelgas más confrontacionales y, por ende, más largas, pero lo paradójico es que la cantidad de huelgas efectivas post reforma han disminuido de un promedio de 190 anuales pre reforma a 128 en el 2018. Es decir, de 10 huelgas aprobadas menos de dos se hacen efectivas (18% no llegan a acuerdo en la mediación obligatoria en la DT). En síntesis, menos huelgas pero más largas”, esgrimió, añadiendo que el aprendizaje dentro de esto, es “privilegiar más los acuerdos sin conflicto que la huelga”.

“No sólo se constatan menos huelgas efectivas, sino que menos trabajadores negociando colectivamente. Pasamos de 36.000 el 2016 a 13.000 el 2018. Yo creo que el aprendizaje es que la huelga está representando más pérdidas que ganancias para los sindicatos”, dijo.

Por su lado, el exsubsecretario del Trabajo, Zarko Luksic, señaló que la reforma laboral “ha jugado un rol relevante, pero lamentablemente para generar mayor incertidumbre”.

En ese sentido, mencionó que son materias de discusión “inacabada” los efectos del instrumento colectivo que emana de un grupo negociador; la definición de qué puede considerarse como piso de negociación; el término de la huelga, que según el Código no tiene fin y donde “ lo lógico es volver a la norma que daba por finalizada la huelga con el reintegro del 50 más uno de los huelguistas”; y cuál es la última oferta en caso de reintegro.

“Todas estas materias requieren de una ley corta que dilucide una definición legal y no dejarlo al vaivén de una jurisprudencia administrativa o judicial. El aprendizaje principal es constatar que la reforma tiene algunos vacíos que es urgente llenar”, concluyó.