El año pasado se vislumbraba como complejo en materia de negociaciones para las empresas de la gran minería de nuestro país, pues se proyectaba el término de 33 convenios colectivos con sindicatos de mineras estatales (Codelco) y privadas (Lumina Copper, Doña Inés de Collahuasi, CAP, Antofagasta Minerals y BHP), lo que corresponde prácticamente al doble de las realizadas en 2017, reconoce la Consultora Vantaz en la introducción de su reciente estudio Negociaciones Colectivas en la Industria Minera 2018.

Y añade que en este contexto, se esperaban procesos difíciles, considerando el antecedente de la huelga que afectó Minera Escondida en 2017. “Sin embargo, pese a este complejo escenario -advierte el documento-, bajo el alero de la nueva reforma laboral, las negociaciones se llevaron a cabo con normalidad y con una particularidad respecto de otros procesos, pues compañías mineras como CAP y Antofagasta Minerals anticiparon las negociaciones con sus diferentes sindicatos, obteniendo acuerdos que permitieron mantener un ambiente sin tensión con sus trabajadores”.

Asimismo, puntualiza que Codelco también se sumó a esta tendencia, pero no logró cerrar de manera anticipada todas las negociaciones proyectadas para el ejercicio. Por otra parte, Lumina Copper, Collahuasi y BHP llevaron a cabo sus procesos de negociación colectiva de forma reglada.

CONCLUSIONES

Considerando la información obtenida, la consultora Vantaz concluye en su informe que se pueden destacar cuatro hitos relevantes en los procesos de negociación colectiva realizados en la industria minera durante 2018.

– En primer lugar, las compañías toman un rol más proactivo en los procesos de negociación con sus sindicatos, destacando el gran número de acuerdo logrados con anticipación al cierre de los convenios vigentes. “Se observa en la industria una mayor planificación de los procesos de negociación, propiciando así un marco más flexible para llegar a acuerdos que sean beneficiosos para ambas partes”, puntualiza.

– En segundo término, la anticipación y el cambio en la lógica de negociación han hecho que los costos estructurales de los procesos de negociación sean menores en comparación con los años anteriores, lo que se observa claramente en los grandes grupos controladores de la industria, los que evidenciaron una tendencia a la baja en el pago de bonos por término de negociación (BTN).

– En tercer lugar, y tomando en cuenta el punto anterior, los trabajadores han apostado a la obtención de mayores y mejores beneficios complementarios al BTN, como los denominados beneficios nobles, que incluyen becas de escolaridad, vivienda e incluso la flexibilidad laboral que les permita compatibilizar de mejor manera la familia con las duras jornadas de trabajo.

– Por último, es importante destacar que durante 2018 no hubo huelgas significativas en el sector y se observó un bajo nivel de conflictividad laboral en relación a años anteriores.

Lea acá el estudio Negociaciones Colectivas en la Industria Minera 2018