La Comisión Chilena del Cobre (Cochilco) dio a conocer este jueves las conclusiones del Informe de Tendencias del Mercado Internacional del Cobre, correspondiente al segundo trimestre de 2019. Este contiene las proyecciones sobre el precio del mineral rojo, junto con su demanda y oferta mundial para los años 2019 y 2020.

El director de Estudios de Cochilco, Jorge Cantallopts informó que la institución ajustó a la baja la proyección del precio promedio del cobre para 2019, pasando de US$3,05 la libra a US$2,81. La misma tendencia se determinó para el próximo año, pasando de US$3,08 a un valorde US$2,90 la libra en promedio para 2020.

Cantallopts aseguró que lo anterior se explica por «las tensiones macroeconómicas y geopolíticas que hemos estado viviendo el último año». Asimismo agregó que la principal razón «tiene que ver con el incremento en los riesgos de los inversionistas y esto ha llevado que directamente los fundamentos no estén siendo escuchados por los analistas y operadores del mercado. Los déficit en el mercado del cobre se mantienen en  niveles similares a los proyectados, sin embargo, el precio no repunta por variables que no responden a los fundamentos del mercado del cobre.»

El director de Estudios afirmó que de todas maneras se proyecta un repunte para el segundo semestre de 2019, pero no al nivel que se anticipó hace un semestre. Una de las razones tiene que ver con el ajuste de tasas en Estados Unidos y otros países desarrollados, que permitirán este aumento.

Hechos relevantes 

Dentro del trimestre, Cochilco apuntó a cuatro principales variables que están condicionando la fluctuación y la tendencia del precio del cobre en el corto plazo. El coordinador de Mercado Minero de la institución, Víctor Garay indicó que corresponden a:

– La tensión comercial entre China y Estados Unidos que tuvo un quiebre a principios de mayo y el precio encontró un nuevo valor.

– El crecimiento de China -que es el principal consumidor de cobre- está desacelerando. Esta desaceleración es independiente de la tensión comercial, pero el conflicto potencia este ciclo del país asiático.

-En el presente año los inventarios en bolsas de metales han aumentado un 35% en comparación con el cierre de 2018. Esto da la sensación que hay un superávit de cobre en el mercado.

– Las importaciones de refinado y subproductos de cobre registran una baja de 12% por parte de China.

Demanda

En cuanto a la producción de cobre, el coordinador de Mercado Minero de Cochilco expuso que está disminuyendo, al igual que la demanda por el metal rojo.

«En marzo habíamos previsto que la demanda iba a crecer 1,9% y ahora está creciendo en 0,9%, principalmente porque China va a crecer menos de lo que estimamos hace tres meses atrás», indicó Garay, fijando el incremento de la demanda cuprífera por parte del país asiático en un 1,2% que contrasta con el 2,5% proyectado a comienzos de año.

Optimismo frente al precio

El director de Estudios de Cochilco, prevé como un escenario bastante difícil que la libra de cobre esté por sobre los US$3 la libra, aunque si se consideraran los fundamentos tradicionales «el cobre debería estar sobre los US$3,20, US$3,30».

De todas maneras, Cantallopts anticipa que si por alguna razón disminuye la tensión  entre Estados Unidos y China, probablemente el precio del cobre va a subir muy rápido, entrando a favor factores estructurales como la demanda del metal en la electromovilidad o energías renovables. 

Por su parte Garay indicó que el estudio de Cochilco considera la guerra comercial para las proyecciones del próximo año y las tensiones se podrían extender incluso hasta noviembre de 2020, momento en que habrá elecciones en Estados Unidos.

Conferencia Cochilco