El Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), el organismo del Banco Mundial para el arbitraje de disputas entre inversionistas y estados, entregó su sentencia final en la demanda arbitral presentada contra el Estado Islámico de Pakistán por Tethyan Copper Company (TCC), una sociedad que pertenece en partes iguales a Antofagasta plc y Barrick Gold Corp.

De acuerdo con esta decisión, para concluir esta disputa Pakistán deberá pagar un total de US$5.840 millones incluyendo intereses a TCC por daños y perjuicios por denegar en 2011, de forma ilegal, la solicitud de una licencia minera para el proyecto Reko Diq, ubicado en ese país.

Cabe recordar que, en marzo de 2017 el CIADI ya había rechazado los últimos argumentos esgrimidos por el Estado de Pakistán, con los que trató de evadir su responsabilidad. Asimismo, el organismo arbitral había confirmado que el país asiático trasgredió varias cláusulas del tratado bilateral de inversiones entre Pakistán y Australia, país donde TCC está constituida.

Los daños y perjuicios incluyen una compensación de US$4.087 millones en relación con el valor justo de mercado que tenía el proyecto, además de intereses por US$ 1.753 millones. El tribunal también le otorgó a TCC casi US$62 millones de compensación por los costos incurridos al ejercer sus derechos.

“Estamos muy satisfechos de haber logrado este hito tras un proceso arbitral que duró siete años”, indicó el presidente ejecutivo de Antofagasta plc, Iván Arriagada.

Por su parte, el presidente del directorio de TCC, William Hayes, comentó que “seguimos dispuestos a lograr un acuerdo con Pakistán y seguiremos protegiendo nuestros intereses comerciales y derechos legales hasta que concluya esta disputa”.