(Pulso) El crecimiento económico de nuestro país está en el centro del debate de los analistas. Sin embargo, Bank of America fue un paso más allá y definió los principales desafíos para la economía local en los próximos años.

Según la entidad, uno de los desafíos más relevantes es superar la dependencia del sector minero, para lo que plantea que hay que desarrollar otros sectores productivos y comerciales del país.

El otro es prepararse para el fin del actual ciclo demográfico, ya que la población chilena está envejeciendo rápidamente.

Cabe destacar que Chile es el mayor productor de cobre a nivel mundial, y el metal rojo tiene una gran relevancia para los ingresos fiscales del país. De hecho, el cobre es la principal exportación del país, y representa poco más del 40% del total.

Los precios del metal rojo se han visto afectados por los vaivenes de la guerra comercial entre EEUU y China, que tuvo un respiro este fin de semana, luego que Donald Trump y Xi Jinping alcanzaron una tregua en la cumbre del G-20 en Japón.

Sin embargo, este martes el precio del cobre cedió a mínimos de dos semanas, eclipsado por débiles datos fabriles en China, que sembraron incertidumbre en torno al crecimiento económico del gigante asiático.

De hecho, la dependencia que tiene nuestro país del cobre fue abordada en septiembre del año pasado por la agencia Moody’s que no ve con buenos ojos esta situación. Si bien reconoció que el cobre le permitió incrementar el PIB, advirtió que en el futuro la explotación de recursos naturales ya no sería suficiente para impulsar el crecimiento económico.

Y más allá del crecimiento económico, el reporte de BofA, aborda las diferencias que tiene nuestro país con sus pares regionales. “Chile se diferencia de otros países al comparar el entorno de negocios y los indicadores de desarrollo”, señaló el informe.

“Las regiones de Chile difieren entre sí principalmente por la importancia del sector minero. La composición sectorial de cada región en los últimos cinco años indica que las zonas basadas en actividades distintas de la minería mantuvieron su dinamismo en medio de la disminución de los precios del cobre”, indicaron.