(Pulso) A la hora de analizar las consecuencias a nivel nacional, el analista de Mercados Emergentes de Morgan Stanley, Andrés Jaime, lo define como “una pausa incierta”, también disconforme por la falta de avances concretos. De esta manera, el banco de inversión norteamericano dejó sin cambios sus perspectivas para el tipo de cambio local.

La nueva tregua acordada “no cambia nuestros pronósticos, porque ya teníamos incorporado este escenario. Para el tercer trimestre vemos al peso chileno en $650”, señala Jaime, detallando que la caída de $30 responde al “espacio que vemos para que EEUU estimule la economía en términos monetarios es mucho más amplio del que vemos en el resto del mundo”.

En cuanto al desempeño de la renta fija, el banco suizo Julius Baer afirma que la debilidad del dólar global, junto con el apetito por los activos libres de riesgo y el giro en la política monetaria de los bancos centrales, son factores que “deberían respaldar los bonos en moneda local de mercados emergentes en los próximos meses”.

En este marco, el director de estrategia de tasas y crédito soberano para Latinoamérica de Credit Suisse, Daniel Chodos, comenta que el Banco Central de Chile podría no aplicar nuevos recortes en la Tasa de Política Monetaria, “mientras que el contexto global siga incentivando la búsqueda de retornos. Creo que las tasas largas, tanto swap como de bonos locales, se ven más atractivos que las tasas cortas. Esto, ya que reflejan más las expectativas del mercado respecto a la política monetaria”.

En el caso de la renta variable, desde BCI Corredor de Bolsa consideran que el acercamiento entre China y EEUU “entrega algo de respiro a los mercados, lo que nos lleva a estar medianamente menos conservadores”. Así, el portafolio de BCI para julio está compuesto por Banco Santander (20%), CAP (20%), Enel Chile (20%), Itaú-Corpbanca (20%) y Engie (20%).