(Emol) Por dos votos a favor y uno en contra, el Tribunal Ambiental de Valdivia resolvió mantener la medida cautelar que prohíbe a Mina Invierno el uso de tronaduras a una altura inferior de los 100 metros. Ante la decisión, la compañía ligada a los grupos Angelini y Von Appen anunció la desvinculación de 40 trabajadores.

Así, y pese a las solicitudes de la empresa y sus sindicatos que solicitaban alzar la medida cautelar y decretar una caución de US$15 millones, el fallo mantiene la medida dictada a fines de marzo y que, según la empresa, impide la extracción de casi la totalidad de las reservas de carbón que explota en Isla Riesco, en Magallanes.

¿La razón de la decisión? «Porque Minera Invierno S.A. no queda impedida de la extracción de carbón, toda vez que la tronadura es un método complementario a la extracción mecánica, la cual cuenta con autorización vigente y no tiene ninguna restricción», reza el voto de mayoría del Tribunal.

«Minera Invierno no logra acreditar por qué no puede continuar la explotación del rajo en forma mecánica, en aquellas áreas donde no habrían areniscas grises compactas», agrega el fallo.

En esa línea, y negando la posibilidad de modificar la medida cautelar de marzo, la resolución sostiene que la información de los antecedentes presentados (por la empresa y los trabajadores) «es confusa», lo que «genera incerteza respecto de los efectos en el componente paleobotánico de las tronaduras autorizadas».

«Por tanto, aplicando el principio precautorio, resulta más apropiado actuar con cautela, observando la necesaria proporcionalidad respecto de los efectos que tendrá sobre el patrimonio afectado», recalcó el Tribunal.

Cabe recordar que fueron organizaciones ambientalistas – la Asociación Alerta Isla Riesco y la familia Stipicic- las que presentaron el recurso de reclamación que fue acogido en marzo y que enumeraba incumplimientos y casos de contaminación en la zona.

Los despidos

Como respuesta inmediata al fallo, y en línea con lo que ya había sido anticipado por el presidente de Minera Invierno, Marcos Büchi, la empresa informó la desvinculación de 40 trabajadores, según consignó La Prensa Austral.

Los despidos se suman a los 45 que tuvieron lugar en abril pasado, lo que totaliza 85 personas menos al interior de la firma en lo que va del año.

Así, a través de un comunicado, la compañía carbonífera remarcó que la decisión se de en medio de «un momento muy complejo», ya que las restricciones de extracción del mineral están «asfixiando la operación«. De hecho, desde la firma aseguraron que a mayo ya se registra un pérdida acumulada de US$16 millones y que solo se ha podido cumplir en un 50% el plan de producción a dicha fecha.

De todas formas, el gerente regional de Mina Invierno, Guillermo Hernández, sostuvo que «estamos haciendo todos los esfuerzos para postergar nuevas reestructuraciones e intentar evitar el tener que llegar a tomar una decisión de paralización programada».

El fantasma de la paralización total

Cabe destacar que a mediados de mayo, el presidente de la mina, Marcos Büchi, recalcó en entrevista con El Mercurio que «de mantenerse la medida cautelar, debemos seguir con el programa de paralización que, desgraciadamente, ya hemos tenido que ir cumpliendo».

«En noviembre, prácticamente toda la actividad minera va a estar paralizada, con lo doloroso que será desvincular a los mil trabajadores que directamente están en la mina y a los dos a tres veces más trabajadores que se relacionan en forma indirecta».

En esa misma entrevista, el empresario enfatizó que el caso «es una clara manifestación de la crisis que vive la institucionalidad ambiental del país» y que «las autoridades políticas que opinan sobre nuestra actividad minera, ni siquiera la han visto, y sería muy valioso que antes de fallar -en el caso del Tribunal- se dieran el tiempo de visitar esta operación, que tiene uno de los estándares más altos que se pueden encontrar en el mundo».