Ciudades como Antofagasta, Calama, Iquique, Copiapó y La Serena se sitúan cerca de centros clave para la minería. Con operaciones de compañías como Antofagasta Minerals, BHP y Codelco, entre otras, las faenas del norte del país captan y atraen empleos en esa zona.

Las fluctuaciones en el precio de los commodities y cambios en las políticas de las empresas repercuten en este ámbito, y con ello en el sector inmobiliario. Asimismo, los turnos de siete días de trabajo y luego siete de descanso (7×7) han permitido un número creciente de trabajadores conmutados, es decir, que viven en una ciudad distinta a la que laboran.

MINERÍA CHILENA conversó con los presidentes de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) de las principales ciudades del norte de Chile, para dimensionar el contexto inmobiliario de las urbes cercanas a las grandes faenas mineras. Los entrevistados coinciden en que los trabajadores priorizan poder estar junto con sus familias y buscar precios convenientes.

La Serena-Coquimbo, “ciudad dormitorio”

La conurbación La Serena-Coquimbo suma 448.784 habitantes según el INE y está a 470 km al norte de Santiago. En sus cercanías destaca la faena Carmen de Andacollo, a 55 km de distancia, propiedad de la canadiense Teck en un 90% y la Empresa Nacional de Minería (Enami) en un 10%.

Sergio Quilodrán, presidente de la CChC en La Serena, explica que “ciertamente que faenas distantes a 12 o 18 horas hace necesario adecuar los sistemas de trabajo, y en esa línea hemos visto que el 7×7 es un buen sistema para que quienes laboran en este rubro extractivo puedan dejar a sus familias en ciudades con alto desarrollo urbano y con calidad de vida, como es el caso de La Serena y Coquimbo.”

El directivo señala que la conurbación costera tiene condiciones de “ciudad dormitorio”, permitiendo que cerca de 10.000 familias año a año elijan quedarse definitivamente en ella.

De hecho, de acuerdo con la medición que anualmente realiza la CChC con el Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales de la Pontificia Universidad Católica, del Índice de Calidad de Vida Urbana 2018 (ICVU), La Serena es la séptima urbe del país con mejores indicadores, donde se miden factores como conectividad, equipamiento, especialidades, entre otras.

Panorámica atardecer La Serena.Gentileza CChC La Serena

Panorámica del atardecer en La Serena (Gentileza CChC La Serena)

 

Cabe destacar, además, que aerolíneas como la low cost JetSmart, conectan el aeropuerto de la capital regional de Coquimbo con Iquique, Calama y Antofagasta mediante vuelos directos, mientras que Sky Airline lo hace con la última ciudad. Latam también conecta el terminal aéreo de La Serena con Calama con un solo vuelo.

Según detalla Quilodrán, la ciudad tendrá alrededor de 16.000 nuevas hectáreas para uso residencial, gracias a la aprobación del Plan Regulador Intercomunal (PRI) de Elqui, donde los sectores oriente de ambas comunas serán claves en este desarrollo. Zonas como Ceres y La Florida en La Serena, así como San Ramón y Rinconada del Sauce en Coquimbo robustecerán el sector inmobiliario en el territorio, indicó.

Copiapó: Con optimismo

Copiapó se sitúa entre diversas operaciones de la mediana minería, donde destaca el rol de Pucobre, empresa cuyo orden de producción está en las 45.000 toneladas de cobre fino anuales. En la zona también se encuentran grandes yacimientos, como Lundin Candelaria y Caserones, así como faenas extractivas de oro hacia la cordillera.

La ciudad está a 804 kilómetros de Santiago y tiene 153.937 habitantes, según el último censo del INE.

La baja en los precios del cobre se correlaciona con el descenso en los proyectos inmobiliarios de la ciudad. “Actualmente el stock de inmuebles nuevos disponibles para venta ha llegado a su número más bajo desde 2012”, asegura Carlos Aguirre, presidente del gremio inmobiliario de esa ciudad.

El directivo expone a MINERÍA CHILENA que observan una tendencia a invertir en inmuebles en otras ciudades, en otras regiones del país. “Esto, creemos, tiene relación con una imagen de Copiapó -confirmada en base a algunos estudios de percepción- que aún está unida a la idea de que es una ciudad-campamento”.

Pese a eso, Aguirre se muestra optimista al mediano plazo, ya que se observa una serie de iniciativas que podrían entrar en ejecución en Atacama, entre las que están NuevaUnión, Rajo Inca, Salares Norte, Cerro Blanco o La Coipa 7. En conjunto, representan una inversión de casi US$12.000 millones, con una demanda de trabajadores para la fase de construcción de alrededor de 10.600 personas y cuando entren en operación de 3.500, indica.

Panorámica Copiapó.Gentileza CChC Copiapó

Pese a su desarrollo Copiapó enfrentaría prejuicios de ciudad campamento.

 

Antofagasta proyecta repunte 

La Región de Antofagasta concentra las operaciones de minería de cobre en el país. Estas incluyen a grandes faenas como Chuquicamata, de Codelco; Escondida y Spence, de BHP, o Centinela y Zaldívar, de Antofagasta Minerals, entre otras.

La comuna de Antofagasta posee 378.244 habitantes según el INE y 1.368 km la separan de la capital chilena.

Sobre el  atractivo de esta ciudad, el presidente de la Cámara Chilena de la Construcción de Antofagasta, Andrew Trench, asegura que además del aumento de los servicios, “las personas que se radican en la ciudad lo hacen por su clima estable todo el año, cercanía con el trabajo, evitando largas distancias, y sobre todo porque tenemos el borde costero más largo del país con casi 32 kilómetros”.

Pese al atractivo de la metrópolis, Trench hace hincapié en el estudio del Observatorio Laboral de la Universidad Católica del Norte. Según este, el sistema de turnos 7×7 ha contribuido a la pérdida de ingresos por remuneraciones y recolección de impuestos territoriales por más de $900 millones anuales en la región. Esto como consecuencia de un aumento de trabajadores conmutados, según el informe.

De acuerdo con el presidente regional de la cámara, actualmente los proyectos de vivienda de tipo casas en Antofagasta son escasos. Pero en cuanto a departamentos, se registró un aumento de 10% en enero – septiembre de 2018, en comparación al mismo periodo de 2017.

De todas maneras, el gremio inmobiliario proyecta que la inversión privada en el sector minero podría impulsar el repunte de la actividad de la construcción durante el segundo semestre de este año.

Calama: Incertidumbre por el 7×7

Emplazada a 1.567 kilómetros al norte de Santiago y a 218 km al este de Antofagasta, Calama es la segunda ciudad más grande de la región. Convive en sus cercanías con las faenas de Chuquicamata, Ministro Hales y Radomiro Tomic. Según el último censo, 165.731 personas la escogieron como su hogar.

Desde la Cámara Chilena de la Construcción de la urbe, su presidente Carlos Ramírez explica que el acontecer minero repercute fuertemente en la ciudad. La edificación de viviendas tuvo una baja de 35,6% en relación a enero de 2018  (1.770 mts2  menos); en relación al concepto de edificación no habitacional -comercio, industria- tuvo crecimiento de un 7,3%  interanual  (2.147mts2 más). Actualmente sólo se cuenta con 13 proyectos de este tipo en la ciudad.

Adicionalmente Ramírez asegura que es difícil realizar una proyección respecto del tema inmobiliario: “Si bien las proyecciones de inversión en minería son del orden de los US$28.657 millones en 58 proyectos en nuestra región, el sistema de turnos existente motiva que los trabajadores no vivan en la ciudad”.        

Codelco Chuquicamata

Existe inquietud en ciudades como Antofagasta y Calama por el impacto que está teniendo el sistema de turnos, al permitir la residencia en otras regiones.

 

El presidente del gremio inmobiliario en Calama concluye que, aun proyectando el aumento de la fuerza laboral a razón de unos 6.000 puestos de trabajo anuales, no es posible suponer que los nuevos trabajadores decidan invertir en una vivienda en Calama.

Iquique advierte estancamiento

 La capital de la Región de Tarapacá se ubica a 1.780 kilómetros de Santiago y posee 191.468 habitantes (INE).

Grandes operaciones de cobre como Minera Doña Inés de Collahuasi y Quebrada Blanca -que prepara su Fase 2- contemplan múltiples puestos de trabajo. Además, en la zona hay que sumar faenas de minería no metálica, que incluyen la extracción de litio y yodo.

De acuerdo con el presidente regional de la CChC Iquique, Hernán Lazcano, “en el último tiempo hemos visto un estancamiento de proyectos inmobiliarios en la ciudad, por exceso de stock. No tenemos nuevos desarrollos importantes”.

En cuanto a inversión, Lezcano acota que la demanda está muy baja en viviendas, sobre todo en las de 3.500 – 4.000 UF. Existe un poco más de actividad en aquellas bajo las 3.500 UF, aunque fundamentalmente en Alto Hospicio, que es donde existe una oferta más económica que Iquique.

Respecto del sistema de turnos 7×7, el presidente de la CChC de esa ciudad coincide en que “sin duda que esa modalidad de turnos para trabajadores que vienen de fuera de la región es un desincentivo para la adquisición de vivienda en la zona”, viéndose únicamente beneficiada la comuna aledaña de Alto Hospicio, concluye.