La inclusión de nuevas soluciones tecnológicas, con miras a incrementar sus recursos geológicos, y la optimización de sus operaciones son los focos que actualmente se están impulsando en Antucoya -de Antofagasta Minerals-, visión que fue destacada en el marco de la Feria Exponor 2019. 

En conversación con MINERÍA CHILENALeonardo González, gerente general de la minera, explica que “Antucoya nace como una operación bien desafiante, porque es un proyecto de baja ley, estamos hablando de 0,35%, y surge desde un comienzo con agua de mar 100% sin desalar”. A ello se suma el que su matriz energética será totalmente renovable en 2022.

El ejecutivo resalta que “tenemos una mirada muy de futuro, somos una minería, sobre todo en Antucoya, que necesita pensar de forma totalmente distinta la operación, porque los desafíos son distintos. Las iniciativas futuras van a ser de menor ley, probablemente más desafiantes, y lo que estamos haciendo hoy día en Antucoya va a habilitar esos proyectos ”.

[VEA TAMBIÉN: Minera Antucoya lanza innovador programa que podría flexibilizar los turnos mineros]

Consultado por las implicancias que posee el que la vida útil del yacimiento se extienda hasta 2038, Leonardo González señala que “esto normalmente se va revisando año a año. Seguimos haciendo campañas de sondaje, reconociendo nuestro yacimiento, que es nuevo, y eso también da la oportunidad de seguir creciendo en el tiempo”.

Agrega que “el proyecto original no abarcaba una operación adicional, que es trabajar con ROM por ejemplo, minerales directos de mina. También estamos evaluando esa posibilidad, ya iniciamos la ingeniería de perfil”, comenta, haciendo hincapié en que “la idea como mineros es estar siempre viendo manera para hacer crecer nuestro negocio.”

Innovación en la faena

Pero junto con visualizar mecanismos para ampliar su operación, la minera también se enfoca en la búsqueda de soluciones para sus actuales retos operativos.

El gerente general de la minera explica que uno de estos “tiene que ver con el manejo de materiales de ripio, que hoy día están saliendo con un gran contenido de materiales fino y con alta humedad, por lo tanto eso genera un desafío en el transporte y la depositación”.

También la compañía busca mecanismos para hacerse cargo de las complejidades que implica la generación de polvo en la operación, tanto en la mina como en la planta de chancado. “Ahí hay desafíos que van desde la solución más radical del problema, donde estamos haciendo proyectos de ingeniería, pero también cosas particulares, como por ejemplo poder atender mantenimiento en la planta, con las instalaciones operando cuando hay un ambiente con polvo”.

En esa línea, comenta que en una jornada de pitch en la que participaron “se eligió una tecnología de realidad aumentada, con lo que pudimos buscar una solución de poder cargar en la mina cuando la condición ambiental, de viento, no permite una buena visibilidad para el carguío”.