Si bien en 2018 los salarios nominales y reales tuvieron un estancamiento en Chile y el índice de remuneraciones anual anotó su peor desempeño en cinco años, creciendo solo 1,2%; según un estudio de la firma Randstad, consultora internacional de recursos humanos, ya se vislumbra qué sectores productivos podrían ser la excepción a la regla apenas los indicadores de desempleo mejoren.

Uno de ellos, advierten, es Construcción, «un rubro que impulsará la inversión durante 2019 (+40%) , debido a la activación de grandes proyectos de infraestructura y a una industria inmobiliaria que se mantendrá dinámica, lo que generará un incremento en las solicitudes de profesionales calificados y, eventualmente, podría ocasionar escasez de talento».

Por otro lado, hacen hincapié en que las Energías Renovables No Convencionales (ERNC) tuvieron un fuerte crecimiento en 2018 (2,9%) y solo este año 55 nuevas centrales fotovoltaicas comenzarán sus operaciones en el país, siendo por lejos la fuente de generación más dinámica este ejercicio. «Así, a medida que la demanda de los trabajadores de estos rubros vaya siendo superior a la oferta, los salarios comenzarán a subir más aceleradamente que en otras industrias«, plantean.

Gonzalo Casanova, director de Randstad Professionals, señala que de acuerdo al estudio Tendencias anuales en sueldos, beneficios y lugares de trabajo 2019, en el sector ya existen posiciones que superan los $5 millones al mes en promedio, como administrador de obra, en Construcción, y administrador de contratos, en Energía. “Esta es una industria capaz de reinventarse y mirar los ciclos recesivos como una oportunidad, especialmente si consideramos el actual momento que atraviesa Chile, con una proyección de crecimiento menor que el esperado y un mercado laboral aún despegando.

Frente a este escenario, el ejecutivo opina que vale la pena preguntarse si la oferta de profesionales estará a la altura de los nuevos requerimientos del sector, ya que su perfil ha ido cambiando con el tiempo. «Hoy, más que nunca, la redefinición del talento pasa por el desarrollo de habilidades blandas y tecnológicas, las cuales son cada vez más requeridas por las empresas. Esto no solamente sucede en los procesos de selección, sino que también es habitual que las compañías valoren en mayor medida a los trabajadores que cuentan más capacidad para enfrentar los actuales retos laborales», precisa.

Otro tema importante es cómo retener talento, especialmente en Construcción. Estima que si bien ya se han dado pasos en este sentido y el sector está mucho más desarrollado que hace cinco o diez años atrás, aún falta camino por recorrer. “Es necesario tomar conciencia de la importancia que tiene cuidar el Capital Humano y fidelizar a los mejores, más aún si pensamos que es un rubro en el cual siempre está latente la opción migrar hacia donde brinden mejores opciones en términos de beneficios y compensaciones», concluye.