(El Mercurio) Tras casi cuatro años de batallas, primero para obtener los permisos y después para defender su proyecto ante la justicia ambiental, Mina Invierno – la sociedad entre los grupos Angelini y Von Appen- sigue sin poder validad las tronaduras como el método para acceder al carbón que extrae en la Región de Magallanes y que comercializa entre generadoras eléctricas de Chile y el extranjero.

Hace unos meses, el presidente de la minera, Marcos Büchi, declaró sentirse descorazonado. Esto, al estimar que pese a cumplir la normativa, tener altos estándares de operación y haber desplegado una batería de informes de “demoledora solidez técnica”, dice, no logran obtener un pronunciamiento definitivo y rápido respecto a los recursos legales que cuestiona el uso de explosivos para remover la roca y acceder al mineral. Ahora, el ex director de Codelco dice estar “consternado”.

[Sigue leyendo este tema en la edición impresa del diario]