(El Mercurio) Esta semana comenzará a regir en todo el país la norma horaria para las emisiones de dióxido de azufre (SO2), que busca evitar peaks atmosféricos de este contaminante de corta duración pero igualmente capaz de afectar la salud de las personas. Hasta ahora, los niveles máximos permitidos respondían a concentraciones diaria y anual.

La medida atiende la demanda de las comunas de Quintero y Puchuncaví, que en agosto y septiembre pasado sufrieron intoxicaciones masivas cuyo origen aún no ha sido despejado. Sus habitantes ya habían sido afectados en años anteriores por intoxicaciones por (SO2).

  [Sigue leyendo sobre este tema en la edición impresa del diario]