Dialogar en torno los desafíos y tendencias globales que afronta el sector minero ante el cambio climático fue el objetivo del Seminario “Minería y Cambio Climático: ¿Hacia dónde vamos?”, que organizó Sonami, Consejo Minero y el Centro de Estudios del Cobre y la Minería como parte de las actividades de Cesco Week Santiago 2019.

En la instancia, el subsecretario de Minería, Pablo Terrazas, indicó que la industria minera representa un 7% de las emisiones nacionales de gases de efecto invernadero, frente a lo cual surge el desafío de cómo contribuir a hacer un cambio. Detalló que la minería cuprífera emitió 5,9 millones de toneladas de CO2 en 2016, de las cuales un 78% provino de las operaciones a rajo abierto, por el uso de diésel.

La autoridad comentó que Chile posee un papel clave para afrontar el cambio climático, debido a que cuenta con los recursos necesarios para construir las tecnologías del futuro cero emisiones, destacando el aporte que en esa materia representan las energías renovables y la electromovilidad, desarrollos que a su vez implican una mayor demanda de cobre y litio.

Su visión fue compartida por Diego Hernández, presidente de Sonami, quien expresó que “una de las mayores contribuciones que podemos hacer es seguir produciendo cobre”, por su importancia en el desarrollo de la eficiencia energética, fuentes de energías más sustentables y la elaboración de los vehículos eléctricos, haciendo hincapié en el desafío de producir cobre verde y que se premie el uso de tecnologías de bajas emisiones.

Por su parte, Joaquín Villarino, presidente ejecutivo del Consejo Minero, manifestó que las grandes mineras han sido un importante impulsor de las energías renovables, ante lo cual es relevante avanzar en la certificación de estas fuentes.

Junto con ello, abordó la contribución que realiza en materia ambiental la eficiencia energética, en lo cual un importante incentivo ha sido el costo de la energía; haciendo además hincapié en que las operaciones mineras se adapten al nuevo escenario climático, contribuyendo además en dicha tarea a las comunidades aledañas.

 Sostenibilidad de la industria

El aporte de la minería al combate del cambio climático también fue abordado por Steve Kukoda, director ejecutivo de la International Copper Association (ICA), quien explicó que el cobre está relacionado con los diversos ámbitos del desarrollo sostenible, contribuyendo en el proceso de transición hacia las energías limpias.

Vinculado a este punto, indicó que pese a que se estima que producir una tonelada de cobre implica 3,5 toneladas de CO2, estas emisiones son reducidas entre 100 y 7.500 toneladas, debido a los diversos usos que posee el metal rojo en materia de eficiencia energética y sostenibilidad.

En esa misma línea, Daniele La Porta, senior mining specialist del área extractiva y de energía del Banco Mundial, manifestó que “sin minerales, un mundo bajo en carbono no sería posible”, aludiendo a la importancia que poseen en las tecnologías que se utilizan tanto para la generación de energías renovables, como para los sistemas de almacenamiento energético.

La profesional llamó la atención sobre el impacto global que posee ese avance tecnológico, considerando que a medida que se incremente la generación de energías renovables, esto implicará también un incremento en la actividad minera, ante lo cual es relevante avanzar en la extracción sustentable, objetivo en el que destacó la iniciativa Climate Smart Minning, que apunta a respaldar la investigación y la adopción de prácticas innovadoras en la extracción, procesamiento, reciclaje y transporte de los minerales que son utilizados en las tecnologías verdes.