(El Mercurio) Julio Ponce y Tianqui se dijeron de todo el año pasado, ocuparon todas las estrategias legales habidas y por haber, y el ingreso de la empresa china a la propiedad de SQM prometía iniciar una senda de conflicto que no haría más que subir de intensidad desde el 25 de abril, cuando Tianqui ejerza su poder y escoja a tres directores en la mesa de la minera no metálica.

Pero el jueves, todos en el mercado se sorprendieron. Pampa Calichera y Potasios, las sociedades a través de las cuales Ponce participa en SQM, anunciaba un acuerdo con Tianqui –la ahora dueña del 24% de la firma- para gobernar la empresa en paz. Como dice Julio Ponce, esto lo hizo “For the Company”; mientras que desde el lado oriental se habrían percatado que de no llegar a un buen puerto las conversaciones, la convivencia se haría insostenible.

[Sigue leyendo sobre este tema en la edición impresa del diario]