Las nuevas tecnologías disponibles en el mercado se están convirtiendo en un aliciente para la industria cuprífera, debido a la demanda de metales que implican estos desarrollos, siendo su impacto uno de los temas clave que se analizaron en la Conferencia del Cobre 2019, de la Semana Cesco.

En el marco del encuentro se destacó que el aumento de equipos conectados a Internet, como vehículos eléctricos, teléfonos y aparatos inteligentes, trae aparejado un mayor consumo del metal rojo, estimándose que a partir de 2021, la demanda podría duplicarse en el mercado de las casas inteligentes, a medida que aumenta el uso de cableado, componentes electrónicos y baterías.

[VEA TAMBIÉN: Aunque no es oro, Codelco augura un “futuro brillante” para el cobre: la esperanza está en la energía limpia]

Es así como se proyecta que el uso de cobre en aplicaciones de hogares inteligentes probablemente alcance 1,5 millón de toneladas por año, para 2030.

“Esto se debe a los aumentos tanto en la demanda como en la producción de electrodomésticos inteligentes, que se extienden ampliamente en diferentes regiones, y abarcan control de voz, seguridad, gestión de energía, productos de entretenimiento y mucho más», señaló Anette Meyer Holley, gerente de Negocios de WMI en BSRIA.

Cobre en movimiento

La electromovilidad será otro de los principales consumidores de metal rojo a nivel global, según una investigación encargada por la Asociación Internacional del Cobre (ICA), representada en Chile por Procobre, que estimó que, para 2029, la demanda mundial anual del commodity aumentará en 2,3 millones de toneladas, gracias al almacenamiento de energía en aplicaciones de movilidad eléctrica y almacenamiento estacionario.

[VEA TAMBIÉN: Electrificación de equipos mineros: una tendencia que crece]

Na Jiao, autora de la investigación, explicó que en el pronóstico de diez años de IDTechEx, «el mercado de vehículos eléctricos, incluidos automóviles, autobuses y camiones, aumentará a 52 millones de ventas anuales para 2029”.

Cobre y energía

En el contexto de la Conferencia del Cobre 2019 también se dio a conocer un estudio realizado por Navigant Research, el cual predice que el mayor desarrollo de la energía solar y eólica implicará un aumento en la demanda de cobre en 813 mil toneladas anuales para 2027, un incremento del 56% sobre los niveles de 2018.

Benjamin Freas, analista principal de investigación en Navigant, explicó que el crecimiento del uso del cobre en el sector eólico chino, destacando que “China mantendrá abrumadoramente su liderazgo en términos de nuevas instalaciones anuales durante los próximos cinco años. A medida que el país apunta a mejorar la calidad de la instalación e invertir en productos con mayor eficiencia energética, es muy probable que continúe usando el cobre en sus componentes eléctricos y cables».