(Economía y Negocios online) Sigue creciendo la polémica entre los trabajadores de Antofagasta Minerals, brazo minero del grupo Luksic y la administración de la minera local, luego de las denuncias realizadas por el estamento de supervisores, específicamente de Minera Los Pelambres.

Según apuntan los funcionarios, miembros también de la Federación de Sindicatos de Amsa, producto del plan de ahorros que se encuentra impulsando la minera, y por el cual capturó unos US$ 185 millones durante el último ejercicio, se han descuidado aspectos en materia de seguridad.

«El plan ha hecho que las empresas contratistas reduzcan sus gastos, disminuyendo en 10% el costo del contrato, por lo que las empresas meten mano en su plantilla, sacando a los trabajadores más antiguos y con mayor experiencia, y contratan a gente con menos experiencia, lo que impacta en que la gente que llega a Los Pelambres tiene desconocimiento del trabajo que deben realizar», explica Felipe Franco, secretario del Sindicato de Supervisores de Minera Los Pelambres.

Junto con esto, existirían supuestas faltas de mantención de equipamientos, así como la duplicidad de labores de los trabajadores que prestan servicio a la minera, afirman los trabajadores. A lo anterior, se suma una serie de despidos que se han visto en las distintas faenas del grupo en lo que va del año, que incluso ha llevado a los sindicatos a presentar demandas en contra de la empresa por supuestas prácticas antisindicales.

«Pese a la jactada ausencia de paralizaciones y huelgas que tiene Amsa, las relaciones entre empresa y sus sindicatos pasa por sus peores momentos», apunta un comunicado firmado por trabajadores de Minera Centinela, Zaldívar y Los Pelambres.

Pero desde la compañía minera restaron dramatismo a la situación, apuntando a la importancia que tiene para el grupo el tema de la seguridad. En cuanto a los despidos, se limitaron a comentar: «No ha habido un programa de desvinculación ni existe un plan futuro. Son decisiones puntuales de cada compañía y obedecen a la necesidad de reestructurar procesos para mejorar productividad, entre otras condiciones propias de cada negocio».

Negociación compleja

Este no es el único conflicto entre la empresa y el estamento supervisor. Y es que a comienzos de marzo fracasó el intento de adelantar la negociación colectiva correspondiente a este grupo de trabajadores en Los Pelambres. Es por esto que el proceso tendrá que tomar su curso normal y reiniciarse durante el mes de agosto, etapa que se vislumbra a lo menos compleja, y que se extendería por al menos tres meses.

«Ya cerramos la puerta de adelantar, porque no están las garantías, por lo que nos estamos preparando para lo que viene, y nadie dice que será una negociación fácil. Va a ser compleja, no se ve una negociación simple, no digo que no vamos a llegar a acuerdo, nuestro objetivo es llegar a un acuerdo, pero hay condiciones que están afectando», asegura Felipe Franco.

[Recomendamos leer: ISA publica borrador de reglamento de explotación de minerales desde fondos marinos]