Este miércoles el Ministerio de Minería junto al Ministerio de Medio Ambiente y el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) firmaron un convenio para facilitar que empresas privadas reprocesen y remedien relaves abandonados como medida de compensación de sus próximos proyectos.

Esta medida se enmarca en la Política Nacional de Relaves, que permitirá que depósitos mineros que se encuentren en estado de abandono sean trasladados o cerrados -incluyendo su estabilización física y química- por parte de privados, a través de la herramienta de compensación ambiental presente en la Ley N° 19.300 y el Reglamento del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental.

El acuerdo -firmado por el subsecretario de Minería, Pablo Terrazas; el subsecretario de Medio Ambiente, Felipe Riesco; y el director Nacional del SEA, Hernán Brücher- incluye la difusión de un listado regional de pasivos mineros prioritarios a ser remediados, considerando sus características físicas y cercanía a la población.

Al respecto, el subsecretario Terrazas afirmó que “para realmente aspirar a una minería sustentable es importante no sólo mirar el futuro, sino también nuestro pasado»

Asimismo subrayó que «el convenio que firmamos hoy es clave en este sentido, ya que es el punto de partida de un trabajo inédito para reducir la cantidad de pasivos ambientales mineros en nuestro país y dar mayor sustentabilidad a esta actividad”.

Por su parte, el ministro (s) de Medio Ambiente, Felipe Riesco, destacó que “ésta es una medida importante de remediación ambiental, que nos permitirá avanzar a través de una alianza público-privada, en soluciones definitivas a pasivos históricos y mejorar la calidad de vida de los chilenos”.

En tanto, el director ejecutivo del SEA, Hernán Brücher, señaló que “la firma de este convenio está en real sintonía con nuestra misión institucional, que busca contribuir al desarrollo sustentable y la calidad de vida de los habitantes de nuestro país, al promover que la gestión del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental logre mitigar, compensar y/o reparar los impactos ambientales significativos en los proyectos que se evalúan. Ayudar a sanear los relaves mineros, otorgando alternativas en el marco del SEIA, es una enorme contribución al medio ambiente”.