(Reuters) La mina Sierra Gorda, de la polaca KGHM, y un sindicato decidieron extender negociaciones hasta el viernes, mientras los trabajadores votan una propuesta de la empresa, dijo el martes a Reuters el presidente del gremio.

La compañía y líderes sindicales se reunían desde la semana pasada con mediación del Gobierno para intentar evitar una huelga en el yacimiento.

«La extensión es hasta el viernes. Estamos votando una propuesta. Vamos súper ajustados, el jueves termina la votación», dijo a Reuters Maykel Ocayo, presidente del sindicato 1, que asocia a 520 trabajadores.

Las conversaciones entre las partes fracasaron en su etapa regular ya que los agremiados se quejaban que la empresa ofreció un reajuste semestral ascendiente a la inflación acumulada, «sin incrementos salariales, ni términos de conflicto», y por eso la firma solicitó la mediación gubernamental, que culminaba en la jornada.

KGHM posee un 55% la mina, mientras que Sumitomo Metal Mining 31,5% y Sumitomo Corporation un 13,5%. Sierra Gorda produjo 101.900 toneladas de cobre en 2018.