(La Tercera / Pulso) Un tribunal brasileño emitió un requerimiento judicial para detener las operaciones en varios embalses de relaves propiedad de la minera Vale SA, informó este lunes el gigante del mineral de hierro, lo que afectará la producción en una de sus minas más importantes.

La orden judicial, emitida en respuesta a una moción de los fiscales del estado de Minas Gerais, requiere que la firma paralice las operaciones en 13 represas. Como resultado, explicó la compañía, la producción en su mina Brucutu tardará más de lo esperado en volver a estar en funcionamiento.

A fines de enero, el colapso de una represa de relaves en una mina propiedad de Vale en Minas Gerais dejó más de 300 muertos. Poco más de tres años después de otro accidente fatal en un embalse vinculado a Vale en el mismo estado. Los fiscales y otras autoridades brasileñas están aumentando la presión sobre la empresa.

El jueves, las autoridades de Minas Gerais dieron el visto bueno a la firma para reiniciar las operaciones en Brucutu, luego de detener sus trabajos en el lugar a principios de febrero. La posterior orden judicial, que se produjo el viernes pero se difundió este lunes a través de un comunicado de Vale al regulador bursátil, retrasará la reapertura de Brucutu, dijo la firma, sin dar un plazo específico.

Brucutu tiene una capacidad instalada de 30 millones de toneladas de mineral de hierro, o aproximadamente el 8% de la producción anual de la compañía. Las operaciones mineras en otras minas, dijo la empresa, no se verán afectadas.