(El Mercurio) Un preocupante mensaje fue el que envió ayer el presidente ejecutivo de Codelco, Nelson Pizarro, en medio de su intervención en el seminario anual de la Federación de Trabajadores del Cobre (FTC).

El ejecutivo apuntó a los elevados niveles de deuda financiera que maneja la estatal, los que actualmente superan los US$ 14.800 millones, con una razón deuda/ebitda de 3 veces.

En este sentido, y en medio de la exigente cartera de proyectos que maneja Codelco, Pizarro aseguró que de no conseguir recursos frescos de parte del Estado, el indicador superaría los US$ 20.600 millones, estrechando fuertemente la situación financiera de la minera.

Todo esto, pese a que hace solo un par de semanas la Corporación recibió los últimos US$ 400 millones del aporte aprobado en junio del año pasado de parte del Estado, destinados a hacer frente a los exigentes montos de inversión que maneja la firma, de unos US$ 20 mil millones a 2023, y que suben hasta el doble a 2028.

«Estamos en una posición complicada, complicada, estamos en el techo del tercer cuartil de costo de producción, porque se ha invertido una enorme cantidad de dinero vía deuda», sostuvo Pizarro, quien adelantó que si no se aplica un plan, va a ser difícil defender el grado de inversión de la compañía. Para abordar este tema, se reunirán nuevamente con el Presidente Sebastián Piñera durante los próximos días.

El líder de la estatal recordó que el año en que la empresa recibió un gran flujo de recursos frescos como consecuencia del alza del precio del cobre, fue en 2010, coincidiendo con el terremoto. Explicó que «una enorme cantidad de ese dinero fue para la reconstrucción y no para invertir. Solo en el 2014, el gobierno de la época lanza una ley de capitalización que contribuye con menos de US$ 3.600 millones y que ha permitido tomar una pequeña cuota de excedentes».

En este escenario es que los expertos apuntan por la urgencia de un sistema estable y de largo plazo de financiamiento para la minera, con el fin de garantizar su sustentabilidad.

«Las consecuencias de esto son importantes, porque Codelco ya tiene una deuda muy superior que la competencia y lo único que hace que sea manejable y no castigada, es que está respaldada por el Estado, aunque no sea de manera explícita, solo por eso que no baja su clasificación de riesgo», sostuvo Gustavo Lagos, académico del Centro de Minería de la Universidad Católica.

El director ejecutivo de Plusmining, Juan Carlos Guajardo, explicó que se trata de una situación de largo plazo, en que la estatal debe asimilarse a sus competidoras, ya que esa es la esencia del negocio minero. «La pregunta de fondo es si Chile tiene actualmente las condiciones para plantear el desarrollo de una minera productiva a 50 o más años», remató.

Fundiciones

Otro de los aspectos que abordó el presidente de Codelco tuvo que ver con las fundiciones de cobre y el constante debate respecto de si es necesario tener este tipo de unidades en el país. «La respuesta es sí, tiene sentido, Codelco necesita fundiciones. No queremos perderlas porque hay que tener una capacidad que nos permita no depender tan profundamente de China», explicó.

Respecto del estado de la fundición de Chuquicamata, que volvería a operar recién a mediados de abril, Pizarro aseguró que se encuentran cerca de cumplir con la etapa de montaje, para luego iniciar un proceso muy complicado, que es la puesta en marcha, y que es donde vienen las dificultades.